Londres. El petróleo se mantenía algo debajo de los US$80 por barril este lunes, recortando un avance previo al máximo en seis semanas, mientras el dólar operaba en baja y los inversores reconsideraban el panorama de un alza de tasas de interés que llegó antes de lo esperado.

La huelga en las refinerías de crudo de Francia, un reporte que mostró un incremento del procesamiento de petróleo en China en enero y las tensiones por el programa nuclear de Irán también respaldaban los valores.

El crudo estadounidense para entrega en marzo ascendía 7 centavos a US$79,88 por barril a las 0951 GMT.

Más temprano alcanzó US$80,51, récord desde el 13 de enero. El crudo Brent subía 9 centavos a US$78,28 por barril.

"Por más que seamos escépticos sobre el avance, no podemos enfrentar la actual racha de subidas, ya que ahora los precios están muy cerca de sus recientes máximos y probablemente los pongan a prueba", dijo Edward Meir, analista de MF Global.

El dólar caía este lunes porque los inversores reconsideraban las intenciones más amplias de la Reserva Federal de Estados Unidos sobre las tasas de interés después del incremento inesperado de la tasa de descuento la semana pasada. Esto llevaba a cierta recuperación del apetito por el riesgo.

El debilitamiento del dólar abarata las materias primas denominadas en esa moneda para los tenedores de otras divisas y tiende a respaldar los precios del petróleo.

En Francia, los trabajadores de las refinerías de Total continuaban su huelga, generando preocupaciones sobre la provisión de combustible en los próximos días. El gobierno francés prometió que evitará cualquier problema en el suministro de crudo en el país.

Las tensiones sobre las tareas nucleares de Irán también brindaban respaldo al mercado. Irán ha dispuesto sitios potenciales para nuevas plantas de enriquecimiento nuclear y la construcción de dos de ellas podría comenzar este año, dijo el lunes un responsable de energía nuclear.

Los precios del crudo aumentaron 7,7% la última semana, su mayor subida semanal en porcentaje desde octubre, gracias a una combinación de datos económicos positivos y crecientes tensiones sobre las sanciones contra Irán.