Nueva York. Los contratos a futuro sobre el crudo finalizaron el lunes con pocos cambios, luego de llegar a ascender durante la sesión a un máximo de 18 meses a medida que las señales de una recuperación económica global sugerían la probabilidad de precios más altos en un futuro cercano.

Por otra parte, el mercado petrolero también trataba de calcular las implicaciones del voluminoso derrame causado por una explosión en la plataforma Deewater Horizon de BP en el Golfo de México.

El efecto fue visto con más claridad en los contratos a futuro de mayor plazo, así como en los futuros de gasolina y destilados, los cuales ascendieron debido a la probabilidad de que los suministros sean interrumpidos por el derrame.

El contrato de crudo para entrega en junio subió 4 centavos a US$86,19 por barril en la New York Mercantile Exchange, luego de alcanzar un máximo de US$87,15 durante la sesión. Los precios del petróleo aumentaron tras la divulgación de cifras favorables sobre la actividad manufacturera en Estados Unidos y China.

Los contratos de plazo más largo y los del crudo Brent del Mar del Norte y vinculados a los contratos en Europa, ascendieron incluso más, a medida que el contrato principal en la Nymex era presionado por el exceso de oferta en Estados Unidos.

El contrato a julio cerró en la Nymex en US$89,19 por barril, US$3 por encima del contrato de junio, mientras que el contrato del crudo Brent en la bolsa de futuros ICE sumó US$1,50, o el 1,7%, a US$88,94 por barril.

"Creo que el mercado está enviando una advertencia que podríamos ver una mayor inflación en el petróleo en un futuro", afirmó Phil Flynn de PFGBest en Chicago. "La economía se está fortaleciendo una vez más y con ello viene un mayor consumo de petróleo".