Santiago. El presidente chileno, Sebastián Piñera, anunció este sábado que someterá al pronunciamiento del Congreso dos proyectos de ley en el marco del plan de reconstrucción del país sudamericano, tras los violentos terremoto y maremoto del pasado 27 de febrero.

Piñera, que asumió su cargo el pasado jueves, inició este sábado una gira de dos días por la devastadas zona centro sur del país, donde murieron más de 500 personas y dos millones resultaron damnificados.

En Concepción, una de las ciudades más golpeadas por la catástrofe, el nuevo gobernante chileno anunció que enviará dos proyectos de ley para enfrentar la emergencia y reasignar recursos, modificando el presupuesto fiscal aprobado para 2010.

"Vamos a enviar un proyecto de ley de emergencia, para utilizar todas las herramientas y recursos disponibles para acelerar el proceso de enfrentar la emergencia. Enviaremos también al Congreso un proyecto de reconstrucción, que va a significar una reformulación muy profunda del presupuesto del año 2010”, informó.

En 2009, el Congreso chileno aprobó el presupuesto del sector público de 2010, que prevé gastos totales por US$40.700 millones. La cifra representa un incremento de 4,3% respecto al gasto público del año pasado y una expansión de 5,8% en el gasto social.

El presupuesto de 2010 está basado en un crecimiento estimado del PIB del 5% interanual en 2010, cifra que, de acuerdo a distintos expertos, podría cumplirse a pesar del terremoto que azotó al país.

"Las prioridades han cambiado”, enfatizó Piñera, quien ha estimado en US$30.000 millones los costos de reconstrucción del país.

Fondo especial. Piñera explicó que el Fondo de Reconstrucción anunciado esta semana estará sustentado en la austeridad, la reasignación de gastos, el uso de los ahorros externos del país, el apoyo crediticio internacional y la ayuda del sector privado.

"Vamos a hacer un enorme esfuerzo de austeridad y de reasignación de gastos que tienen que ser destinados a las prioridades, a las emergencias que estamos enfrentando”, dijo Pîñera.

Además, Chile cuenta con dos fondos soberanos creados durante el gobierno de Michelle Bachelet, de Estabilización Económica y Social (FEES) y de Reserva de Pensiones, que terminaron en 2010 con un saldo favorable de US$14.710 millones.

Piñera adelantó que se utilizarán parte de los ahorros que tiene Chile, provenientes principalmente de las ganancias de las exportaciones de cobre, pero aseguró que “lo vamos a hacer con responsabilidad y con moderación”.

Sin embargo, también reconoció que se optará por créditos. "Chile tiene abiertas las puertas del crédito externo y vamos a recurrir también con prudencia y moderación a esa vía”, manifestó.