Lima. La Policía de Perú destruyó equipos que utilizaban los mineros informales en la región selvática de Madre de Dios para extraer oro, en el marco de una operación que se extenderá hasta el domingo, informó este jueves el ministerio del Interior en un comunicado.

Unos 400 agentes se desplegaron el miércoles en el sector denominado La Pampa, cercano a la reserva nacional de Tambopata, y destruyeron 38 motores, 27 tolvas, 18 cilindros de petróleo, 23 balsas, entre otros equipos para la extracción de oro en los ríos selváticos.

El ministro del Interior, Wilfredo Pedraza, supervisó la operación que se desarrolló entre el kilómetro 103 y 107 de la carretera Interoceánica, que une a Perú con Brasil, junto al director general de la Policía, general Jorge Flores.

"La zona de amortiguamiento es una zona de protección y de reserva donde no se puede autorizar la extracción minera, y acá todos son ilegales", afirmó Pedraza.

Según el documento, el ministro señaló que las operaciones de interdicción se mantendrán "hasta erradicar la ilícita actividad que viene depredando la Amazonía".

Para esta operación, la Policía contó con el apoyo de la Marina de Guerra, del Ejército y la Fuerza Aérea, que participó con aviones y helicópteros.

La extracción de oro en Madre de Dios ha causado la deforestación de gran parte de la región y la contaminación de los ríos con mercurio, utilizado para separar el metal precioso.

En el país, la minería informal ha arrasado con mas de 40.000 hectáreas de bosques selváticos, según informó este mes el ministerio del Ambiente.

Según el diario El Comercio, el 99% de las operaciones mineras en Madre de Dios son informales y se estima que entre 22.000 y 30.000 personas trabajan en la zona de amortiguamiento, prohibida para las actividades extractivas debido a su cercanía con la reserva nacional de Tambopata.

La Confederación Nacional de Mineros Artesanales y Pequeños Productores Mineros del Perú (Conacami) anunció un paro nacional indefinido a partir del próximo lunes debido a la "inviabilidad y fracaso" de la formalización minera en el país y contra las interdicciones ejecutadas en Madre de Dios, Huánuco (centro) y Ucayali (oriente).

El gobierno peruano ha anunciado que en abril de 2014 terminará el proceso de formalización de los pequeños mineros y de los mineros artesanales, quienes no utilizan grandes maquinarias y no trabajan en zonas prohibidas, y que reprimirá duramente a los que para ese plazo se encuentren fuera de la ley.