El cobre cerró esta semana en US$3,14 por libra (454 gramos) en la Bolsa de Metales de Londres (BML), una alza de cuatro centavos con respecto a laanterior, mientras los inventarios en las bolsas mundiales registraron una caída de 2,9% y alcanzaron las 871.847 toneladas métricas (TM) de cátodos. 

Los inventarios de los almacenes de las bolsas de metales internacionales registraron una disminución de 25.830 TM de cobre, situándose en 871.847 TM. 

En la BML, se redujeron en 2,9%, alcanzando las 640.775 TM, mientras los de la Bolsa de Futuros de Shanghái disminuyeron 2,7% totalizando 168.376 TM. 

Los indicadores, que podrían influir en el precio del cobre la próxima semana, serían la información de Estados Unidos sobre las ventas al menudeo, la inflación y la cifra de inicio de construcción de viviendas.

En tanto, en la Eurozona se conocerá la balanza comercial y la encuesta ZEW de confianza empresarial en Alemania, y en China se publicará las ventas al menudeo, la producción industrial y el PIB del segundo trimestre. 

En tanto, la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco) dio a conocer estos dados e indicó que esta semana el Fondo Monetario Internacional (FMI) corrigió a la baja las perspectivas de crecimiento mundial y de las principales economías desarrolladas y emergentes para 2013 y 2014.  

"En el presente año el crecimiento mundial continuará siendo moderado y se ubicaría en 3,1%, dos décimas por debajo de lo estimado en abril", agregó, considerando "el debilitamiento de demandas internas en países desarrollados, prolongación de la recesión de la Eurozona y enfriamiento de economías emergentes".  Además se suman el riesgo de disminución del crecimiento potencial, la contracción del créditos y, posiblemente, el endurecimiento de las condiciones financieras, si el repliegue previsto de la política monetaria de estímulo en Estados Unidos produce un cambio de sentido en los flujos de capitales. 

Estas consideraciones llevaron al FMI a rebajar también el crecimiento mundial para 2014 a 3,8% desde el 4% previsto en abril pasado.

"Para China, el FMI proyecta un crecimiento del PIB de 7,8% para 2013, con una baja de 0,3 puntos porcentuales con respecto a su cálculo de abril y para 2014 una expansión de 7,7%, desde el 8,3% previsto anteriormente", según Cochilco. 

En su Plan Quinquenal, el país asiático tiene programado un crecimiento promedio de 7,5% hasta el 2015. Según Cochilco. "esta visión de menor dinamismo es consistente con un conjunto de indicadores que han sido publicados en el último mes, como producción industrial e índice PMI, que señala las variaciones comparativas como la producción, nuevos pedidos, precios y empleo".

"Esta semana, la Oficina de Aduanas china informó de una inesperada caída de 3,1% en las exportaciones, su primer descenso desde enero de 2012, siendo las expectativas de mercado de un crecimiento de 4 por ciento", añadió. 

Esta baja se explica por los descensos en los envíos a Estados Unidos y la Unión Europea, mientras las importaciones anotaron también una baja 0,7% frente a expectativas de crecimiento de 8%.

Este viernes "el ministerio de Finanzas señaló que China podría aceptar un crecimiento en el segundo semestre muy por debajo del 7%, sugiriendo que el crecimiento para el presente año podría ubicarse bajo la meta oficial de 7,5%", añadió.

Respecto a las proyecciones de Estados Unidos, el crecimiento del PIB sería de 1,7% en 2013 y 2,7% en 2014. En ambos casos se redujeron en 0,2 puntos porcentuales respecto de la estimación de abril. 

"Esta previsión asume que la reducción de gastos automáticos a que fue obligado el gobierno continuaría en 2014. Sin embargo, la demanda privada debería continuar con cierto grado de dinamismo, en vista a las mejores perspectivas del mercado laboral", sostuvo Cochilco.

Las solicitudes de subsidio por desempleo en Estados Unidos la semana pasada aumentaron en 16.000 respecto de la semana previa, ubicándose en 360.000 frente a expectativas de 340.000, siendo el nivel más alto en dos meses.