Sala de Inversión. Los datos de  inventarios en los Estados Unidos y la preocupación de que la paralización del gobierno estadounidense, por primera vez en 17 años, pasará factura al crecimiento económico en el cuarto trimestre están presionando a los contratos a futuro de petróleo, los cuales están operando a la baja.

Con esto, el West Texas Intermediate (WTI) cotiza en US$101,68, retrocediendo 36 centavos respecto al cierre previo, mientras que el crudo de referencia Brent opera en US$108,23, lo que representa un alza de 29 centavos.

Este martes el Instituto Americano del Petróleo (API, por sus siglas en inglés) indicó que para la semana que terminó el 27 de septiembre los inventarios de los Estados Unidos presentaron un aumento de 4,6 millones de barriles.

Ante esta situación, el mercado espera un alza de 2,5 millones para los datos oficiales de la Administración de Información y Energía (EIA, por sus siglas en inglés).

Por otro lado, el cierre de gobierno en los Estados Unidos impacta a la publicación de los indicadores económicos, por lo que en caso de que persista el cierre hasta el viernes, no se darían a conocer los principales indicadores de empleo en el mayor consumidor de petróleo a nivel mundial.

El mercado podría tomar este miércoles el dato de empleos privados, como una alternativa para la Nómina no Agrícola, el cual no cumplió con las expectativas del mercado y presentó un cambio de 166.000 plazas durante septiembre, contra los 180.000 que se esperaban.

Por otro lado, la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés) espera que las importaciones de la región sudeste de Asia, aumenten más de 50% durante los próximos 20 años, dando como resultado una triplicación en el costo de las importaciones a US$240.000 millones para el 2035.

Además, el secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Abdullah al-Badri, dijo que se siente cómodo con las perspectivas del mercado para el 2014 y que la caída prevista en la demanda de la organización no será muy grande, por lo que no son necesarios grandes cambios en la política de producción, que se acordará en diciembre.

Finalmente, los estrategas de Credit Suisse expresaron que Estados Unidos sigue estando en los primeros pasos de un “boom” energético de petróleo de esquisto. “Usando nuestro modelo, anticipamos que la producción estadounidense de petróleo crecerá de 6,5 millones de barriles diarios (bd) en 2012 a 11,3 millones para 2020”, comentó el banco.