Sala de Inversión. Dos han sido los factores claves para que los contratos a futuro de petróleo operen este viernes con pérdidas: el mal dato de las ventas al por menor de los Estados Unidos y menores tensiones en Siria.

Con esto, el West Texas Intermediate (WTI) cotiza en US$107,65, retrocediendo 95 centavos respecto al cierre previo, mientras que el crudo de referencia Brent opera en US$111,86, lo que representa una baja de 77 centavos, detalló el reporte de Infosel.

En los Estados Unidos, el mayor consumidor de crudo a nivel mundial, se dio a conocer que para el mes de agosto las ventas al por menor aumentaron 0,2%, mientras que el mercado esperaba un aumento de 0,4%. Excluyendo autos, las ventas subieron 0,1%, contra el 0,3% que preveía el mercado.

En cuanto al tema de Siria, el secretario de Estado, John Kerry, sostiene su segundo y último día de reuniones con el ministro de relaciones exteriores ruso, Sergei Lavrov, en Gineraba para llegar a un acuerdo sobre el desarme sirio.

Además, las Naciones Unidas comunicaron que recibieron la solicitud de Siria para formar parte de la convención de armas químicas, luego de que Bashar al-Assad prometió una respuesta.

Sin embargo, el mercado se mantiene escéptico de que se pueda llegar a un acuerdo, y se espera que a mediano plazo se pueda llevar a cabo una intervención militar por parte de Estados Unidos.

Además, el mercado estuvo apoyado por una mejor perspectiva de demanda mundial por parte de la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés), quien espera que la demanda aumente 1,2% el siguiente año.

El analista de Citi Futures, Tim Evans, comentó que ante las perspectivas del próximo año, es probable que no sea suficiente crear un déficit en el suministro, lo cual apoyaría a los precios.

“La impresión actual, es que el mercado está muy equilibrado, y se moverá en un superávit más tarde, lo cual acabaría con la tendencia alcista del crudo” indicó Evans.