Sala de Inversión. Un posible ataque a Siria, por parte de Estados Unidos, sigue presionando a los contratos a futuro de petróleo, los cuales experimentan fuertes oscilaciones debido a una eventual salida diplomática a la crisis del país del Oriente Próximo y a las menores tensiones geopolíticas.

Al momento de redactar este informe, el West Texas Intermediate (WTI) cotiza en US$107,75, subiendo 36 centavos respecto al cierre previo, mientras que el crudo de referencia Brent opera en US$111,58, lo que representa un avance de 33 centavos. No obstante, a primera hora de la mañana de este miércoles el WTI acumulaba su tercera caída semanal.

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, dijo este martes que se comprometía a estudiar la propuesta respaldada por Rusia, para poner bajo control internacional las armas químicas de Siria.

En un discurso televisado, Obama señaló que envió al secretario de Estado, John Kerry, a Ginebra para reunirse con el ministro de relaciones exteriores de Rusia, Sergey Lavroy, para trabajar en el plan del desarme sirio.

Además, solicitó al Congreso estadounidense retrasar la votación sobre la autorización de una intervención militar en el país que gobierna Bashar al-Assad.

Ole Hansen, estratega de materias primas de Saxo Bank, comentó que las tensiones en Siria han disminuido, pero aún siguen presentes, y podrían volver si no hay progreso con las opciones diplomáticas.

Por otra parte, el mercado estará atento a la publicación del dato de inventarios de petróleo por parte de la Administración de Información y Energía (EIA, por sus siglas en inglés) para la semana que terminó el 6 de septiembre.

La pasada sesión, el Instituto Americano del Petróleo (API, por sus siglas en inglés) indicó que los inventarios de crudo disminuyeron 2,93 millones de barriles, mientras que el mercado prevé una disminución de dos millones de barriles.

Finalmente, los analistas de Goldman Sachs comentaron que las recientes olas de ventas de Brent son exageradas, debido a que no hay señales de una mejora en la producción de petróleo de Libia. Además, mantuvo su pronóstico a corto plazo para el crudo europeo a US$115.