Londres. El petróleo de Estados Unidos promediaría US$81,06 el barril en el 2010, mostró un sondeo de Reuters el lunes, mientras analistas apuntan a la creciente demanda de economías emergentes, especialmente de China, como motor principal del avance.

El sondeo de 30 analistas mostró un alza en los pronósticos de consenso por duodécimo mes consecutivo. En abril del año pasado, la media de las estimaciones para el 2010 era de US$65,95 el barril. En marzo, analistas proyectaron un precio hacia fin de año de US$78,91.

"El rebote en el petróleo sucede debido a que las bajas tasas de interés y la amplia liquidez siguen haciendo que las materias primas sean una alternativa de inversión atractiva", dijo Thorsten Fischer del Royal Bank of Scotland, quien elevó su precio para fin de año a US$79,90 desde US$74,80 en marzo.

"China también anotó un crecimiento estelar y un fortalecimiento de la actividad doméstica. Las expectativas de crecimiento más altas han impulsado el avance incluso mientras el almacenamiento sigue a tope y la demanda actual aun tiene que subir notablemente", agregó.

El crecimiento económico chino en el primer trimestre del 2010 fue de 11,9% respecto al año anterior, superando las expectativas y registrando la tasa de expansión más rápida desde el 2007, aunque esta cifra fue favorecida por una baja base de comparación en el 2009.

Las existencias de las compañías petroleras chinas crecieron en 340.000 toneladas (2,3 millones de barriles) de crudo en marzo, para dejarlas en 28,54 millones de toneladas al término del mes, 1,2% más que en febrero y equivalente a 50 días de importaciones netas.

El analista Eugen Weinberg de Commerzbank dijo que los precios caerían levemente debido a que el suministro petrolero está creciendo para cumplir con la demanda.

Weinberg pronosticó una baja desde los US$71 el barril en el segundo trimestre a US$65 el barril en el tercer trimestre, y un valor final del año de US$71.

"El aumento en la demanda para el petróleo está viniendo casi exclusivamente de países emergentes, especialmente de China. Debido a que el suministro petrolero crece al mismo tiempo, el mercado posiblemente se ajustaría", señaló.