Tegucigalpa, Honduras. Será difícil que este año los productores canten con alegría “que llueva café en el campo”, debido a la caída en el precio internacional y los efectos dañinos de un hongo en las plantaciones locales del grano aromático.

El impacto estimado de la pérdida económica que ambos factores dejarán en el país podría llegar hasta los US$700 millones, monto equivalente a 13,443.6 millones de lempiras. Esta caída en el ingreso de divisas representa 3,47% del Producto Interno Bruto (PIB).

Las más de 90.000 familias productoras generaron durante la cosecha 2011-2012 una cosecha de 7,2 millones de quintales y el país recibió por el concepto de divisas unos US$1.440 millones. En cambio, la cosecha 2012-2013, que culminará el 30 de septiembre, reporta a la fecha una exportación de 5,5 millones de quintales y se estima que generará alrededor de US$781 millones.

Mercado internacional. El gerente del Instituto Hondureño del Café (Ihcafé), Víctor Hugo Molina, expresó que una sobreproducción cafetalera de Vietnam y de Brasil influyó en el paulatino desplome a los precios internacionales del aromático.

El precio reciente del quintal de café en la bolsa de valores de Nueva York es de US$112.55, cuando a inicio del presente año la cotización superaba los US$140 por saco.

En Honduras, Según Molina, este comportamiento impacta en la economía local porque los productores y sus familias dispondrán de menos recursos para el consumo de bienes y servicios.

“Ya prácticamente está levantada toda la cosecha 2012-2013 y se pronostica que cerrará con unos 5,7 millones de quintales y una generación de divisas cercana a los US$800 millones”, dijo Molina.

La roya. En el marco de este panorama gris, que envuelve al principal producto de la exportación hondureña, se añade el impacto económico provocado por la roya, un antiguo enemigo de los caficultores locales que los tomó por sorpresa.

Cifras preliminares del Ihcafé indican que solo por los efectos de este hongo los productores dejarán de exportar durante la presente cosecha cerca de 1,5 millones de quintales del grano aromático, que representan unos US$250 millones por concepto de divisas.

3197

El efecto del hongo se acentuó en las plantaciones de El Paraíso, Copán y Comayagua. Sin embargo, la factura más alta le ha tocado ser cancelada a los productores de El Paraíso porque tenían fincas más antiguas y porque dejaron de aplicar las buenas prácticas agrícolas.

Según estudios realizados por el Ihcafé se estima que ha influido de manera significativa un incremento en la temperatura en las fincas situadas por encima a los 1.000 metros sobre el nivel del mar.

Este panorama además es matizado por una caída en el consumo de café en Estados Unidos y Europa, generado por la crisis económica que existe en varias de las naciones compradoras del gran aromático hondureño. Esta es la triada que afecta a los consumidores locales.

Seguridad alimentaria. La estrategia de los productores organizados y del mismo Ihcafé es producir más, pero con una mayor calidad. Los productores registraron en la cosecha 2011-2012 una exportación de 1,1 millones de quintales a 1,4 en la presente cosecha cafetalera.

El café de mejor calidad tiene premios que superan, dependiendo el tipo del grano, la cotización del precio internacional. ¿Por qué? El café se cultiva en 15 de los 18 departamentos de Honduras. La siembra de los mejores cafés del país se realiza en la sierra de Agalta, Opalaca, Montecillos, Comayagua, El Paraíso y Copán.

El grano cosechado en estas seis regiones tiene diferentes características identificadas con ciertos sabores similares al chocolate, cítricos, maracuyá y fresas, entre otros tonos. Hay catadores, incluso, que identifican a ciertos tipos de cafés especiales catrachos a tomarse una copa de un buen vino.

Por otra parte, se busca garantizar la seguridad alimentaria de los productores locales con la plantación de árboles de cacao fino, cítricos y la cría de aves de corral, así como de cerdos.

Estrategia contra la roya. Productores de diversas zonas de Honduras han elevado el tono de su voz para protestar en contra de la falta de celeridad para colocar los recursos públicos y de la banca privada para contribuir al combate de este hongo.

Al respecto, el Ihcafé diseñó una estrategia apoyada por las diversas asociaciones de productores caracterizada por la divulgación de información correcta, asistencia técnica, capacitación a los cultivadores provisión de insumos y crédito.

A la fecha se capacitó a más de 60.000 productores en técnicas de combate a la roya (fumigación, fertilización). A los técnicos y productores se les brinda información adecuada. Además se efectuó la provisión de unos 50 millones de lempiras en insumos, fungicidas y foliares así como fertilizantes.

3198

Créditos. En los últimos meses y por diferentes fuentes de financiamiento, se ha puesto a disposición de los caficultores alrededor de 1.715 millones de lempiras (US$82,6 millones) para enfrentar el avance de la roya del café.

Del total de estos recursos se han utilizado unos 335 millones de lempiras.

El Ihcafé, el Banco Central de Honduras (BCH), la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS), así como el Banco Nacional Hondureño de la Producción y Vivienda (Banhprovi) y el Banco Nacional de Desarrollo Agrícola (Banadesa) y la banca privada participan mediante diversos formatos en el financiamiento a los actores de este sector productivo.

Para el caso, la CNBS emitió la resolución 213 mediante la cual se permite la readecuación de la deuda de los productores con el sistema bancario del país, como parte de un esquema de asistencia financiera a los productores. Mediante esta herramienta se permitió readecuar, a la fecha, unos 200 millones de lempiras a productores diseminados en todo el territorio hondureño. 

Además, el Ihcafé destinó 75 millones de lempiras de sus recursos propios para la compra de insumos, equipos y asistencia técnica que se destinaron para evitar el avance del hongo en las zonas productoras.

Luego con los bancos fiduciarios se adquirió un producto financiero por unos 900 millones de lempiras, para otorgar préstamos hasta por 150.000 lempiras (US$7.229,4) por productor, a plazos de siete años y una tasa del 10%. 

Según el Ihcafé, a la fecha se colocaron unos 60 millones de lempiras (US$2,8 millones).

Los productores señalan que el sistema bancario demanda una serie de requisitos que deben ser presentados por los caficultores.

El tercer esquema que se presenta es a través de recursos por un monto 240 millones de lempiras que se colocó a través del Banco Central de Honduras para brindar créditos hasta por 300.000 lempiras por productor a una tasa de 10% y a un plazo de siete años. 

Según el gerente del Ihcafé, aún se está en proceso de estructurar estos créditos. Siempre con recursos del BCH, canalizados a través de Banhprovi, se destinaron 300 millones de lempiras para el Banadesa. Estos fondos serán prestados a los pequeños productores que requieran créditos hasta 25.000 lempiras. Dispondrán de 7 años para cancelar estos recursos y una tasa del 10% de interés.

“Esperamos que entre agosto y septiembre del presente año se logren colocar 540 millones de lempiras a través de Banadesa y con fondos de Banhprovi”, indicó.

Este dinero será utilizado para renovar, darle mantenimiento y realizar nuevas siembras en las fincas diseminadas en todo el país. El Ihcafé espera que la cosecha 2013-2014 registre una exportación de ocho millones de quintales.