Sala de Inversión.  Al inicio de la jornada, los contratos a futuro de petróleo registraron un avance por los buenos datos de Europa y luego de que la reanudación de exportaciones en Libia deprimiera al energético y éste acumulase dos días de bajas continuadas.

No obstante, el West Texas Intermediate (WTI) opera en US$106,32, retrocediendo 24 centavos, mientras que el crudo de referencia Brent cae 10 centavos, y el barril cotiza en US$108,60, de acuerdo a un reporte de Infosel.

La producción industrial del Reino Unido aumentó 1,1% en junio respecto a mayo, ubicándose en el nivel más alto desde diciembre de 2010. Además, los pedidos manufactureros de Alemania aumentaron en junio a un ritmo mucho más rápido de lo esperado por los economistas, de acuerdo con datos publicados por el gobierno.

Los nuevos pedidos del sector manufacturero subieron un total desestacionalizado de 3,8% en junio, revirtiendo el descenso de 0,5% del mes anterior. Los economistas habían pronosticado que las órdenes registrarían un modesto incremento del 1% luego de registrar originalmente una caída de 1,3% en mayo.

Por otra parte, el mercado estará a la espera de la cifra de inventarios en los Estados Unidos, debido a que prevé una baja de dos millones de barriles para la semana que terminó el dos de agosto.

El Instituto Americano de Petróleo (API, por sus siglas en inglés) dará a conocer su dato de inventarios tras el cierre de los mercados, mientras que la Administración de Información y Energía (EIA, por sus siglas en inglés) publicará el reporte semanal el día de mañana.

Finalmente, la EIA dará a conocer su reporte mensual de las perspectivas de oferta y demanda a corto plazo para el mercado petrolero.