Sala de Inversión. Diversas razones influyeron en que el precio del petróleo registrara bajas y dejara de lado una racha de seis días con consecutivos de alzas.

Según un informe de Infosel, esto se debió a la disminución de la demanda estacional en los Estados Unidos y el que los mercados se mantienen temerosos sobre una reducción de estímulos. También especificó que ni las interrupciones de suministro en África y en el norte de Europa pudieron sopesar la baja en los contratos a futuro de petróleo. 

El West Texas Intermediate (WTI) opera en US$106,86 retrocediendo 60 centavos, mientras que el barril crudo de referencia Brent cotiza en US$110,25, lo que se traduce en una baja de 15 centavos.

El domingo, el gobierno interino de Egipto tuvo una reunión de emergencia, debido a que el jefe del ejército egipcio, Abdel Fattah al-Sisi, se comprometió a seguir asegurando al Estado.

Otras situaciones relacionadas con interrupciones de los suministros también han servido como un soporte para el crudo, especialmente las huelgas en los campos petroleros de Libia y el mantenimiento de los yacimientos en el Mar del Norte.

Por otra parte, lo que ha presionado al crudo, es la baja en la capacidad de refinación en Estados Unidos, debido a que la demanda de verano ha ido disminuyendo, aunado a la incertidumbre sobre el programa de estímulos monetarios por parte de la Reserva Federal (Fed).

Jeffrey Currie, estratega de Goldman Sachs, comentó que el crudo de tipo Brent podría subir hasta US$115 en el muy corto plazo, debido a que las interrupciones en los suministros de Libia han durado más de lo que se tenía planteado, y no se ve una solución en el corto plazo.