El proyecto establece que este instituto sea dirigido por dos representantes del Poder Ejecutivo, uno por el ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) y otro por el de Industria, Energía y Minería (MIEM), integrando además la Junta Directiva dos representantes del sector industrial productor de carnes, otros dos por el sector productor de huevos y un representante por la Asociación de Façoneros de Pollos Unidos.

Desde Cupra se destacó que la existencia del instituto fue una propuesta del presidente de la República, José Mujica, cuando fue ministro del sector.

Se entiende que hoy existe un marco adecuado para que el Inava apuntale un crecimiento eficiente del sector y sus actores.

Por un lado –según el USDA–, a nivel mundial la de ave es la carne de mayor crecimiento en la demanda de los consumidores (3,54% anual contra 2% de la de cerdo que es la más consumida y 0,76% de la bovina que es la que les sigue).

Considerando eso, la demanda externa de carne de ave es y será muy fuerte. Desde 2008 Uruguay incrementó sus exportaciones a un ritmo del 25% anual acumulativo, se indicó.

Por otro lado, la existencia del Inava contribuiría a fortalecer el crecimiento “hacia afuera”, cuya trascendencia para la cadena ha sido destacada por el ministro del sector, Tabaré Aguerre, pero también en el mercado interno.

El consumo anual per cápita en Uruguay se sitúa en 24,5 kilos, viene creciendo y se entiende que perfectamente puede alcanzar los 40 kilos que se registran en Argentina, Brasil y Venezuela.

Razones de peso. La Cámara Uruguaya de Procesadores Avícolas tiene entre otros objetivos activar pronto una campaña publicitaria para incentivar el consumo de carne de pollo, difundiendo dos de sus atributos: es la proteína de origen animal de menor costo para la población y sus condiciones sanitarias de elaboración son excelentes.