"Quiero ir al Senado a exponer todos los números de Aerolíneas. Estoy esperando una convocatoria del Congreso o los medios, porque son números excelentes", expresó el presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, en un extenso reportaje en el matutino Tiempo Argentino.

Respecto de la difusión de un video en el que se refiere a la situación de la empresa, Recalde dijo que la motivación de la difusión de ese material es "política, principalmente, pero también económica".

"A mí me dicen que no sé nada de aviación pero sólo el 10% de los CEO de Aerolíneas provienen del sector. Tengo 60 gerencias debajo de mí de todo tipo. Esto es muy complejo. Que necesita una gestión profesionalizada de confianza y que tiene clara la gestión estratégica, por eso estoy acá, porque entiendo dónde hay que ir. No somos loquitos, ni chorros, ni vaciadores, ni hacemos descalabros con la guita", aseguró.

Consultado si es objetivo de la compañía es financiarse de manera autónoma, contestó que "se podría llegar a eso. No es el objetivo, pero podría ser. Tal vez elegimos poner más vuelos no rentables y que el Estado siga poniendo plata. Eso lo va a decir el Congreso".

"Nuestro objetivo no es la rentabilidad solamente. El primero es que se vuele a todas las provincias. Mucho y bien, que lleguen más turistas, que se pueda viajar desde Argentina al resto del mundo. Para lograrlo el Estado va a tener que seguir interviniendo y poniendo vuelos aunque no sean rentables", consideró.

Sobre la aerolínea LAN, dijo que "entró a la Argentina con muchas prerrogativas, cuando Aerolíneas era una privada y no funcionaba. Se les abrió las puertas del país, adquiriendo condiciones de privilegio. Creo que es fundamental que haya otra líneas aéreas, está bárbaro. Nos sirve de espejo, medida, patrón de comparación. Nosotros somos más puntuales que LAN. No es que tenemos pocas cancelaciones, tenemos más regularidad que LAN", aseguró.

"Hoy el mercado creció mucho y Aerolíneas cubrió mucho de ese crecimiento y no creo que hoy hubiera podido cubrir sola toda la demanda de pasajes. Así que no me parece mal que haya otra empresa. Pero creo que tiene que ubicarse en el lugar que le corresponde", expresó.

Sobre la situación financiera de la empresa, dijo que "en el 2013 vamos a llegar a un déficit de un 12% de la facturación. Arrancamos con US$858 millones de dólares de déficit y este año vamos a estar en US$250 millones, mucho más tolerable en términos relativos sobre todo".

Explicó que la empresa no recibe subsidios sino que técnicamente se denomina "asistencia presupuestaria, que se destinó por ley".

"Fue una decisión que tomó el Congreso por amplia mayoría. Votaron todos hacerse cargo de esta empresa y de sus miles de puestos de trabajo. Para eso hacía falta que el Estado prestara una asistencia financiera, para sostener los gastos que nos dejaron las gestiones privadas", declaró.