La industria automotriz sigue en número rojos. Al cierre de agosto, la producción nacional de vehículos cayó 32,7% respecto al mismo lapso de 2012, según el último informe de la Cámara Automotriz de Venezuela (Cavenez).

El reporte señala que en lo que va de año, las siete ensambladoras afiliadas a Cavenez solo produjeron 50.967 unidades, 24.758 menos que las manufacturadas en los ocho primeros meses del año pasado. 

Respecto a agosto, la producción de 7.134 unidades representa una caída de 24,6% frente a las 9.464 que salieron de línea en el mismo mes de 2012.

Aunque voceros de la industria no estuvieron disponibles para opinar al respecto, informaciones extraoficiales señalan que la caída está relacionada con la disminución y retrasos en la entrega de divisas, situación que según los expertos conllevará la caída de 30% de la producción al cierre de este año.

La reducción en la producción venezolana y el aumento de las importaciones motivó a los sindicatos pro oficialistas de las principales empresa ensambladoras del país (Ford, General Motors, Chrysler y Toyota) a solicitar al presidente Nicolás Maduro paralizar la compra de vehículos terminados a otros países e inyectar esos recursos a la industria nacional, a fin de proteger los más de 80.000 puestos de trabajo que dependen de este sector.