El presidente de la Federación Nacional de Asociación de Cañicultores de Venezuela (Fesoca), José Ricardo Álvarez, explicó que el agricultor recibe 60% del precio final del azúcar. Se requeriría entonces que el precio de venta sea de Bs 15 (unos US$2,38). Hoy, el kilo del azúcar refinada está regulado en Bs 6,11 (US$0,97).

El ingreso que necesita el productor es tres veces superior al que requirió en la zafra pasada, de Bs 3,20 (unos US$0,5) (sin contar un subsidio otorgado).

Para Álvarez, esta realidad denota las consecuencias del rezago en los precios, la inflación y devaluación que afectó insumos, maquinarias y repuestos importados.

La evaluación del sector cañicultor fue realizado por los más de 90 técnicos del país que agrupó el XVI Seminario de Costos de Producción de la Caña de Azúcar que se dio en Barquisimeto, estado Lara.

Raúl Valera, presidente de la Asociación de Cañicultores del estado Trujillo (Socatru), señaló que en esa región 98% de los productores son pequeños y no pueden costear las labores. Dijo que es "inconcebible" que el Gobierno financie productores extranjeros con las importaciones de azúcar.

Oscar Contreras, de Socaportuguesa, dijo que "las malas políticas no han permitido tener una mejor producción que la zafra 2005-2006".