San Juan. La oposición puertorriqueña propuso este viernes la creación de una comisión integrada por legisladores, sindicatos y sociedad civil para avanzar en la propuesta privatización de la compañía eléctrica de la isla, la mayor empresa de Puerto Rico y la que más empleo genera.

El portavoz del Partido Nuevo Progresista (PNP) en la Comisión cameral de Asuntos del Consumidor, Jorge Navarro Suárez, presentó este viernes una resolución que propone crear una Comisión Especial para la Privatización de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), que goza del monopolio en la isla.

"El fracaso del modelo público de producción y distribución de energía eléctrica está ampliamente documentado", defendió Navarro, para quien "la privatización de la AEE tiene el potencial de ser la única alternativa viable para reducir los costos de la luz en Puerto Rico", particularmente elevados.

"No podemos continuar dándole la espalda a la posible privatización como alternativa, particularmente cuando vemos que una gran parte del pueblo lo reclama", añadió el representante del principal partido de la oposición sobre una idea que fue planteada la semana pasada por el gobernante Partido Popular Democrático (PPD).

La propuesta del PPD es privatizar las actividades de generación energética (las más rentables) y dar cabida a otros competidores que puedan realizar estas mismas tareas en la isla, donde la AEE cuenta con cerca de 1,5 millones de clientes.

Navarro recordó que durante las dos últimas legislaturas se han aprobado multitud de iniciativas para tratar de conseguir que la AEE funcione convenientemente y ofrezca precios razonables.

Sin embargo, "los problemas persisten" y "no podemos continuar haciendo lo mismo, pero esperando un resultado distinto", afirmó.

La idea es que esa comisión estudie en profundidad la situación de la empresa estatal, que es la mayor de la isla tanto en el sector público como en el privado.

"Los que alegan que la privatización sería un desastre para Puerto Rico tendrán la oportunidad de probarlo en un proceso amplio de vistas públicas. Lo importante es que de una vez y por todas podamos concluir si nos conviene privatizar la AEE", agregó.

La empresa emplea a unos 8.400 trabajadores, de los que 4.800 están afiliados a la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (Utier), que rechaza con contundencia la idea de privatizar la generación eléctrica.

Ángel Figueroa Jaramillo, su presidente, aseguró que esta iniciativa supondrá "perder soberanía para el país".

La AEE, que cuenta con una capacidad instalada de 5.839 megavatios a través de cinco centrales, vio cómo en julio la agencia Fitch bajaba la calificación de su deuda de BBB+ a BBB-. Un mes antes, Moody's hizo lo mismo y la pasó de Baa2 a Baa3, a causa de la difícil situación por la que atraviesa la economía local.

Poco después, la compañía emitió bonos por US$600 millones, una maniobra que fue vista con recelo en la isla, donde se teme que su elevado endeudamiento (de unos US$15.000 millones) termine pasando factura a la ciudadanía.