Las protestas registradas en Brasil durante junio pasado dejaron pérdidas al comercio nacional por al menos 1.500 millones de reales (US$700 millones), según la Fundación Getúlio Vargas (FGV), luego de hacer un balance con comerciantes y dueños de las principales redes de tiendas del país.

Daniel Pla, investigador de la FGV, explicó que las pérdidas económicas a raíz de las protestas que tomaron las calles de Brasil no se recuperarán, lo que significa una mala noticia para la economía del país sudamericano, que lucha para superar unos meses en declive y que el año pasado apenas creció un 0,9%.

La FGV hizo cálculos conservadores sobre las pérdidas económicas, particularmente entre el 6 y el 18 de junio, cuando las manifestaciones fueron más intensas, sin considerar los actos de vandalismos y saqueo de tiendas.

Para la FGV, todavía es muy pronto para juzgar el efecto que las protestas pueden tener sobre los inversores extranjeros en Brasil, aunque por el momento no se han contabilizado empresas que hayan cancelado inversiones tras la ola de manifestaciones del mes pasado en el país.