Desde hace un año y medio, Nancy Mendieta Chica fue reubicada con sus seis hijos en el km 39 de la vía Quevedo-Santo Domingo. Esta mujer, de 43 años, dejó su terreno en la comunidad Poza Honda, en Buena Fe, Los Ríos, debido a la construcción final del Proyecto Multipropósito Baba.

Entre los fines de la obra está el control del caudal del río Quevedo que proviene del Baba y Toachi, con el fin de evitar inundaciones en invierno y abastecer con un total de 602 gigavatios de energía al Sistema Nacional Interconectado (SNI), a través de la presa Daule-Peripa y la hidroeléctrica Baba (del mismo proyecto). Esto representa el 5% de electricidad en el sistema interconectado del país.

En noviembre pasado se inició el proceso de la instalación del sistema eléctrico para 450 familias dentro de las 25.000 ha que conforman el proyecto. Sin embargo, 78 de estas, que residen en Lola Gangotena, Corriente Grande, Formosa y Señor Ubilla, siguen a la espera.

En el 2006 la empresa brasileña Norberto Odebrecht empezó la obra con un costo total de US$182.058.512,29. Pero debido a denuncias por supuestas irregularidades esta suspendió el trabajo y se retiró del país en el 2008. En ese año se creó Hidrolitoral para que siga con la ejecución del proyecto junto con la constructora OAS.

Estos cambios retrasaron dos años la entrega de la obra. Además de un cambio en el costo total: US$523.000.000, que comprende la construcción de la casa de máquinas, embalses, diques, canales, subestación y 20 kilómetros de vía.

“Asumimos un proyecto con diseños básico que dejó Odebrecht y eso nos tomó un desfase de dos años. Ha habido cambios en suministros y desarrollo en la parte electromecánica”, dijo Fernando Chávez, gerente de Hidrolitoral.

El proyecto está próximo a la inauguración oficial (no se concreta la fecha), desde el año pasado la obra controla inundaciones y cuenta con un trasvase del río Chaume para generar electricidad en la tercera turbina de la represa Daule-Peripa.

A más de ese propósito, aún existe una obra pendiente. Son 12 km de la vía Platensa-Pechiche que falta construir para conectar comunidades como Aguas Frías, Pechiche y Poza Honda, ubicadas en los cantones Buena Fe y Valencia.

Chávez expresó que por problemas de expropiaciones en algunas zonas y las continuas lluvias no se ha podido concretar la ruta “falta la vía y un puente para unir rutas entre Lagos y Platensa Pechiche (en construcción), tenemos previsto finalizar en octubre”.

En la zona del proyecto Baba habitan más de 1.200 familias que pertenecen a las comunidades que integran el proyecto y son: Poza Honda, Alamadelia, San Cristóbal, La Ruth, La Ceiba, Aguas Frías, Corriente Grande, Fátima, Sulay y Palo Blanco. Otras 50 fueron reasentadas en cinco sectores. Cada una tiene una casa de cemento y una hectárea para sembríos.

Moradores de esas comunidades, zona baja de Patricia Pilar, recuerdan que sufrían inundaciones y utilizaban velas. Entre el invierno del 2011 y 2012 se registraron un aproximado de 14 familias evacuadas. Habitantes de Buena Fe y Valencia esperan que se concrete la obra.