El gobierno dominicano y la empresa canadiense Barrick Gold suscribieron un acuerdo definitivo sobre los beneficios de una explotación minera en el centro del país, cuatro meses después de que ambas partes resolvieron modificar el contrato original que este país consideraba lesivo para los intereses nacionales.

El acuerdo refrenda y "clarifica" uno anterior anunciado el 8 de mayo pasado, cuando las autoridades locales anunciaron que las modificaciones permitirían aumentar las ganancias del Estado dominicano en unos US$11.600 millones durante la vida útil de la mina de oro de Pueblo Viejo, ubicada en la localidad de Cotuí, 105 kilómetros al norte de Santo Domingo.

"Hoy es un día de celebración para nuestro país", dijo el ministro dominicano de la Presidencia, Gustavo Montalvo, durante un acto realizado en el Palacio Nacional, sede del Ejecutivo, en presencia del presidente de la empresa minera, el mexicano Manuel Rocha.

Montalvo señaló que el acuerdo garantiza que, a un precio promedio del oro de US$1.600 la onza, el gobierno recibirá ingresos por alrededor de US$11.615 millones durante la vida del proyecto, monto equivalente al 51,3% del total de los beneficios brutos, en vez de un 37,1%, que recibiría con el acuerdo anterior.

El funcionario agregó que a partir de ahora el gobierno también empezará a recibir beneficios inmediatos, en lugar de tener que esperar a que la empresa recupere primero su inversión, lo que significa que en el periodo 2013-2016 el país recibirá 1.283 millones adicionales.

"Esta segunda enmienda no solo garantiza los aspectos que se anunciaron en el acuerdo preliminar del pasado 8 de mayo, sino que aumenta los beneficios y garantías que se otorgan al Estado y al pueblo dominicanos", dijo Montalvo.

El acuerdo pone fin a doce meses de negociaciones entre la compañía minera y el gobierno del presidente Danilo Medina, que en febrero pasado amenazó con emprender acciones si ésta no accedía a revisar el acuerdo de modo que República Dominicana pueda lograr mayores beneficios.

El gobernante dijo en esa oportunidad que de los US$1.753 millones de ingresos anuales de exportación que se obtendrían, el gobierno dominicano apenas recibiría US$56 millones de, es decir, tres de cada 100 dólares de ingresos de la exportación de oro y otros metales.

La minera inició oficialmente sus operaciones en el país en agosto del 2012, seis años después de adquirir el 81% de las acciones a otra empresa canadiense, Placer Dome, por US$10.400 millones.

Barrick Gold, que participa con el 60% en la mina Pueblo Viejo junto con Goldcorp Inc., que posee el 40%, espera producir este año entre 100.000 y 125.000 onzas de oro.

El ministro de la Presidencia dijo hoy que el acuerdo no reconoce como inversiones US$681,9 millones, equivalente a una deducción del 14,2% del total de la inversión y las pérdidas acumuladas reportadas por la Barrick, lo que se traducirá en un aumento significativo de los ingresos fiscales para el Estado dominicano.

Montalvo agregó que las partes también acordaron el pago retroactivo de US$36,4 millones por parte de la empresa minera en concepto de impuesto mínimo sobre los ingresos brutos generados por las exportaciones de oro y plata hechas entre el 13 de noviembre y el 31 de diciembre del año pasado.