La pandemia por el COVID que tuvo su peak durante 2020, representó un desafío en todo el mundo, pero especialmente en América Latina, ya que, a pesar de los grandes avances los últimos años, aún existen muchas personas que, por ejemplo, viven en hacinamiento y sin acceso a servicios sanitarios básicos y esenciales. Es por estas condiciones que las poblaciones más vulnerables se vieron más afectadas por los confinamientos y medidas implementadas por los distintos gobiernos.

Hasta el 31 de octubre de 2021, un total de 45.963.606 casos de COVID-19 han sido registrados en América Latina y el Caribe. Brasil es el país más afectado por esta pandemia en la región, con alrededor de 21,8 millones de casos confirmados. Argentina se ubica en segundo lugar, con aproximadamente 5,28 millones de infectados. México, por su parte, ha registrado un total de 3.807.211 casos. Dentro de los países más afectados por el nuevo tipo de coronavirus en América Latina también se encuentran Colombia, Perú, Chile y Ecuador (Statista).

Artículo principal: "Ranking de los Mejores Hospitales 2021: El futuro que la pandemia nos está legando"

Los países de la región reaccionaron rápido, aunque con niveles de respuesta distintos, y gran parte de las acciones implementadas se vivieron dentro de los establecimientos hospitalarios.

Creación, reasignación y reconversión de infraestructura

La mitad de los establecimientos, que respondieron la encuesta, indicaron, dentro de las principales prácticas implementadas en temas de seguridad y vigilancia de infecciones durante el manejo de la pandemia, la creación, reasignación y/o reconversión de infraestructura. Lo que incluyó, principalmente, la separación de áreas respiratorias de las no respiratorias, limitación de las visitas, delimitación de espacios en salas de espera y separación de los flujos de pacientes. Otro aspecto importante fue la modificación de los espacios de trabajo y de descanso del personal de salud para propiciar los aforos requeridos.

Para poder dar respuesta a la alta demanda y complejización, las instituciones de la región aumentaron en promedio un 15% de su infraestructura. Esto se tradujo, por ejemplo, en un aumento de las camas de UCI, que llegó a ser de un 84% en total para los 45 hospitales que contestaron la encuesta, pasando de 1.216 a 2.243 camas en total. Sólo siete instituciones no incrementaron camas UCI, y el resto presentó un aumento promedio de 131% de camas UCI por hospital, con un rango entre 6% y 1.000%.

El aumento total de camas UTI fue de un 48% pasando de 924 a 1.372 camas durante la pandemia. Además, el 48% de las 54 instituciones que contestaron refieren aumento del número de boxes de urgencia.

Contratación y reconversión de recurso humano

Para incrementar y/o reconvertir camas, y habilitar nuevas instalaciones los establecimientos debieron recurrir a distintas medidas, dentro de las cuales estaban:

45 de 54 instituciones (84%) refieren haber contratado personal supernumerario.

En los hospitales que participaron en el ranking el número total de médicos full time aumentó de 16.298 en 2020 (267 en promedio por hospital) a 18.125 en 2021 (349 en promedio por hospital). 41 de 56 instituciones (73%) cambiaron de unidad al personal médico y 43 de 56 (77%) cambiaron de unidad a personal de enfermería.

Por otro lado, el 98% de las instituciones refiere haber realizado capacitaciones y reentrenamiento de personal médico, enfermería y otros profesionales y técnicos para el manejo de la pandemia.

Telemedicina

Una de las grandes medidas implementadas y potenciadas durante la pandemia, fue la atención virtual o telemedicina, lo que específicamente aportó en la mantención de las atenciones ambulatorias por especialidad.

51 fueron las instituciones que respondieron y desarrollaron atenciones por telemedicina en 2020, llegando a un promedio de 48.798 consultas anuales por establecimiento. Solo 10 de estos establecimientos tenían implementada la telemedicina en 2019, y pasaron de tener 159.798 atenciones a 2.488.706 atenciones en total en 2020.

Testeo, tamizaje y búsqueda activa

41 de los 55 establecimientos que responden a esta pregunta implementaron el procesamiento de examen PCR COVID-19 en sus laboratorios para poder contar con diagnósticos en el laboratorio del hospital, llegando a tener una capacidad de procesamiento mensual (número de exámenes realizados mensualmente) de 15.398 exámenes promedio/mes, con un mínimo de 38 exámenes/mes en un hospital de México hasta 135.000 exámenes mensuales en un hospital de Colombia.

En el interior de los hospitales y clínicas de la región, también hubo una serie de repercusiones. Por ejemplo, las tasas de infecciones asociadas a la atención de salud (IAAS) aumentaron en promedio de 2,61 en 2019 a 3,35 infecciones/número de días de internación por paciente en 2020 en los hospitales que participan en el ranking. Este aumento se vio en general, en casi todos los países, salvo algunos de los hospitales argentinos, mexicanos y peruanos. Dentro de estas infecciones, las que más aumentaron fueron las infecciones del torrente circulatorio (aumentaron en más del doble) y la tasa de neumonías asociadas a VM aumentó de 2,9 a 4,09 promedio.

Otro efecto en los establecimientos de salud es la disminución de los egresos, de 1.000.350 egresos en total en 2020 (17.466 en promedio por hospital) bajaron a 747.927 egresos totales en 2021 (14.383 egresos en promedio por hospital), el aumento de los días de hospitalización (4,9 a 5,4 promedio), la ocupación de pabellones bajó de un promedio de 68,5% a 57,4%. La ocupación de camas también bajó, de 78,4% a 72,3%