México. La reforma energética que plantea el gobierno mexicano llegará al Congreso el miércoles 14 de agosto y será "profunda" y "transformadora", anunció este jueves el líder de los diputados del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), Manlio Fabio Beltrones.

La propuesta, que se espera sea anunciada a principios de la próxima semana por el presidente Enrique Peña Nieto, fomentará el crecimiento económico, el empleo y la recaudación fiscal, aseguró Beltrones.

El gobierno y los principales partidos políticos se comprometieron en el Pacto por México a realizar una reforma energética para modernizar a la empresa pública Pemex con el objeto de impulsar el crecimiento y del desarrollo del país.

Aunque el gobierno ha reiterado en numerosas ocasiones que Pemex no será privatizada, sí ha destacado la necesidad de modernizar la petrolera e incrementar la participación del capital privado en el sector.

Este punto ha generado una fuerte polémica, que ha retrasado la presentación del proyecto de reforma.

El líder de los diputados del PRI adelantó que el debate será profundo, "porque la reforma energética es profunda" y pretende que el sector público "esté a la cabeza y apoyado por el sector privado, para darle mayor velocidad al crecimiento económico mediante el desarrollo de esta industria".

Para el PRI, dijo, la iniciativa pretende atraer las inversiones necesarias para fomentar el desarrollo y detonar un mayor crecimiento y así "vencer a la pobreza y a la desigualdad".

Sobre las críticas del ex candidato presidencial de la izquierda Andrés Manuel López Obrador, quien convocó a una manifestación en el Zócalo capitalino para el próximo 8 de septiembre en defensa del petróleo, señaló que sus declaraciones son "demagógicas" y "sólo tratan de evitar cualquier cambio en México".

López Obrador ha trabajado constantemente "sólo por las elecciones, pero no por México en su conjunto", afirmó el dirigente político priísta.

En un vídeo divulgado el pasado 5 de agosto, López Obrador afirmó que la propuesta de reforma energética del gobierno supone la entrega del petróleo a extranjeros y por ese motivo quieren modificar el artículo 27 de la Constitución.

Insistió en que privatizar el petróleo, significa la entrega de "la renta petrolera a extranjeros; nos quedaríamos sin presupuesto, no habría dinero para educación pública, para salud, para el desarrollo. Esto agravaría aún más la crisis económica y social, esto no lo podemos permitir."