Madrid. Repsol ha decidido vincular la retribución variable que reciben sus directivos al cumplimiento de las diversas acciones de sostenibilidad incluidas en los planes presentados este jueves.

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha asegurado este jueves que la petrolera tiene un alto grado de compromiso con sus planes de sostenibilidad 2013-2014, por lo que "el bonus de la persona responsable de la acción depende de su cumplimiento".

Brufau ha subrayado que "el reto de construir un modelo de desarrollo sostenible sigue más vigente que nunca", debido a que "en los próximos años se a producir una demanda colosal de recursos naturales, incluida la energía".

Para ello, Repsol se compromete a hacer lo que sea necesario para regirse por una conducta empresarial responsable en todos los países en los que opera.

"Nos sentimos responsables más allá de lo legalmente exigible", ha defendido, porque "estamos identificados con las preocupaciones y expectativas de nuestras partes implicadas".

El presidente de la petrolera ha recordado que las multinacionales operan actualmente en un "espacio global de gobernanza compleja", de la que son una "pieza clave".

Las más de 350 acciones incluidas en los planes de sostenibilidad de Repsol presentados este jueves están dirigidas, principalmente, a crear o modificar procesos operativos y a fomentar comportamientos deseados por medio de la información y la formación.

Los planes, que se renovarán cada ejercicio, se han elaborado en base a una serie de estudios que incluyen más de cien entrevistas a clientes, proveedores, ONG y otras partes interesadas en la actividad de la petrolera para descubrir sus "preocupaciones y expectativas".

Además del plan corporativo, Repsol ha elaborado documentos específicos para España y Portugal, Bolivia, Ecuador, EE.UU., Perú y Venezuela.

La presentación de los planes ha contado con la participación del profesor John Ruggie, experto en la regulación del respeto a los derechos humanos en las grandes corporaciones.

"Las empresas saben que tienen la responsabilidad de ser socialmente responsables y respetar los derechos humanos", ha insistido.

Ruggie ha abogado por "alinear" las gobernanzas civil, pública y corporativa, siempre de acuerdo a los principios de los derechos humanos.

"Los problemas no empiezan como grandes problemas, empiezan como pequeños problemas que son ignorados", ha dicho, para apostar por reforzar la regulación global de la responsabilidad empresarial.