Tokio. La japonesa Ricoh, la mayor fabricante de copiadoras del mundo, dijo que pretende más que cuadruplicar su margen de ganancias operacionales a 10% en cinco años, concentrándose en nuevos negocios con potencial de crecimiento.

Ricoh, que también apunta a un retorno sobre el capital de 12% en cinco años, en comparación con el 1,6% actual, ha sufrido una caída de sus ganancias luego de la depresión mundial, ya que los clientes empresariales demoraron los gastos.

La tendencia global a reducir el consumo de papel, a causa de una mayor preocupación por el medio ambientes, está nublando las perspectivas de demanda de máquinas de oficina.

"Tenemos un cuadro duro para los próximos cinco años, en el que nuestros negocios convencionales podrían no crecer tanto, pero tenemos la esperanza de que nuestros nuevos negocios, incluso las impresiones de producción, se duplicarán," dijo el presidente financiero de Ricoh, Zenji Miura, en una presentación de la estrategia.

Las impresoras de producción, o impresoras digitales comerciales, son usadas para imprimir documentos extensos, como manuales, en forma veloz y en grandes cantidades, y son un segmento creciente del mercado de insumos de oficina global.

De los ingresos totales anuales de Ricoh de 2 billones de yenes (22.000 millones de dólares), las operaciones tradicionales, incluyendo impresoras y copiadores regulares suponen 1,7 billones de yenes, y el resto corresponde a los nuevos negocios, como el de impresores digitales comerciales y servicios de IT.

Ricoh, que compite con Canon Inc, Xerox Corp y Konica Minolta Holdings Inc, adquirió a las división de impresiones digitales comerciales de International Business Machines Corp por 725 millones de dólares en el 2007.