Melbourne. La minera global Rio Tinto dijo el miércoles que le preocupaba que otras naciones pudieran seguir a Australia, con la aplicación de un impuesto extraordinario sobre los beneficios de la minería.

El nuevo impuesto australiano sobre las utilidades extraordinarias, que debe entrar en vigor a mediados del 2012, ha enfurecido a la industria minera, que ha advertido que pone en riesgo las expansiones de las minas y podría afectar a las inversiones internacionales.

La incertidumbre sobre la propuesta impositiva ha reducido el valor de mercado de las firmas mineras australianas en miles de millones de dólares.

También aumentó la presión sobre el dólar australiano AUD=, que se apoya en el crecimiento económico de Asia y ha perdido 11% frente al dólar estadounidense desde que se anunció el impuesto a inicios de mayo.

"Nos preocupa que otros países puedan ver esto como algo que también quieran probar", dijo el presidente ejecutivo de Rio, Tom Albanese, a los accionistas, para agregar que el gobierno debería reconsiderar un impuesto al que calificó como "muy defectuoso".

Analistas han dicho que Brasil, otro país rico en recursos naturales, podría considerar el impuesto australiano como un antecedente, y también elevar los impuestos sobre el mineral de hierro.

Mongolia, Zambia, Perú y Ecuador también han considerado, y en algunos casos implementaron, un impuesto similar a las ganancias extraordinarias.

Chile, mayor exportador mundial de cobre, ya había anunciado temporalmente un alza de las regalías para pagar la reconstrucción de las ciudades devastadas por el fuerte sismo de inicios del año.

Un funcionario del Tesoro australiano, David Parker, quien dirige las consultas del gobierno con las mineras por el nuevo impuesto, dijo que las naciones ricas en recursos avanzaban cada vez más hacia impuestos a la renta minera, alejándose de los sistemas de regalías.

Sostuvo que algunas provincias de Canadá y algunos estados de Estados Unidos también tenían impuestos a la renta de los recursos.

La minera australiana de hierro Fortescue Metals Group ha amenazado con cortar proyectos por 15.000 millones de dólares debido al impuesto, al tiempo que Rio Tinto ha puesto bajo revisión todos los planes de inversión en Australia.

Rio ha criticado fuertemente las consultas por el nuevo impuesto, diciendo que las conversaciones son demasiado estrechas y no responden a cuestiones relacionadas con la competitividad de la industria australiana.

Sin embargo, el responsable del Tesoro, Wayne Swan, dijo que más de 80 compañías mineras ahora estaban participando en consultas por el nuevo impuesto.

De todos modos, no quiso comentar sobre los temas de posibles acuerdos, como el umbral inicial para el nuevo impuesto, fijado en alrededor de 6% y basado en la tasa del bono del gobierno a 10 años.

"El gobierno continúa hablando con muchas empresas mineras para conocer sus opiniones. Nuestras consultas son genuinas", dijo Swan a los reporteros. "Hemos presentado el diseño del impuesto y estamos consultando sobre eso, lo seguimos haciendo", agregó.