Murmansk, Rusia. Rusia dijo el sábado que estaba considerando reducir el precio de su gas para Ucrania, a cambio de una participación en el sector de energía del país.

Ucrania y Rusia reanudarán conversaciones sobre suministros de gas el 20 de abril, un día antes que el presidente ruso, Dmitry Medvedev, se reúna con su homólogo ucraniano, Viktor Yanukovich en Kiev.

Un pacto abriría camino para que Kiev acuerde su presupuesto 2010 y se asegure mayor financiamiento del Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Una de las cuestiones que en realidad estamos discutiendo es un descuento de precio", dijo a periodistas el viceprimer ministro ruso, Igor Sechin. "El lado ucraniano propone un intercambio. Tenemos muchos intereses particularmente en el sector de la energía, en particular la hidroelectricidad, la industria nuclear y muchos otros", agregó.

El Gobierno ruso dijo el viernes que acordó con Kiev aprobar pactos alcanzados por el monopolio estatal de exportación de gas ruso, Gazprom y sus socios ucranianos, pero no dio detalles.

Rusia podría prestarentre US$5.000 y US$6.000 millones a Ucrania para que construya dos reactores nucleares.

Kiev ya ha señalado su voluntad de cambiar la legislación que prohíbe la privatización de sus ductos, lo que permitiría a Rusia y a la Unión Europea cooperar y mejorar el antiguo sistema.

Tras ser electo en febrero, Yanukovich se ha movido rápido para reparar los lazos con Moscú que estaban tirantes desde la Revolución Naranja del 2004. El mandatario asegura que el acuerdo de suministro de gas de 10 años firmado en enero del 2009 exige un precio injusto para su país.

Ucrania pagó US$305 por 1.000 metros cúbicos en el primer trimestre y quiere que su cuenta anual de gas sea rebajada en US$4.000 millones, con un precio promedio de entre 240 y 260 dólares por 1.000 metros cúbicos para el 2010.

"Estamos preparando la decisión", dijo Sechin. "Los parámetros están bajo discusión final ahora",sostuvo, y agregó que la determinación final podía ser tomada el martes con la visita a Moscú del ministro ucraniano de Combustible y Energía, Yuri Boiko.