Dublin/Bruselas. Ryanair dio marcha atrás este jueves en una disputa por la compensación a las víctimas de la crisis aérea, luego de que la Comisión Europea advirtió a las aerolíneas de bajo costo que debían respetar los derechos de los pasajeros.

La mayor aerolínea de bajo costo dijo que cumplirá con la "desleal" ley europea que solicita que las compañías aéreas paguen los costos de alojamiento y alimentación de los pasajeros varados, luego de que en un principio Ryanair se había limitado a sólo devolver el dinero del pasaje.

La disputa por los costos de la estadía descompuso el regreso a casa de miles de personas que se vieron forzadas a usar sus tarjetas de crédito ante la cancelación de vuelos por seis días debido al temor a que la ceniza de un volcán islandés ocasionara accidentes aéreos.

Las aerolíneas dijeron que los vuelos ya operaban de manera casi normal, pero que podrían demorarse semanas en repatriar a las millones de personas afectadas. Algunos pasajeros varados están recibiendo ofertas para volar recién en mayo.

Eurocontrol dijo que casi todas las restricciones habían sido levantadas y que sólo había un pequeño número de cancelaciones, debido mayormente a problemas logísticos.

Air France-KLM y otras aerolíneas incluso anunciaron más vuelos especiales.

Noruega, uno de los primeros países en responder a la emergencia de la semana pasada ocasionada por el volcán, reabrió su cielo el jueves.

El jefe de Ryanair fue criticado por políticos y por la prensa por no comprometerse a reembolsarle a sus pasajeros los costos ocasionados por el cierre de los cielos.

"Hemos cedido a la presión de los diarios y de nuestros clientes. Ahora decimos que cumpliremos, pero no lo hacemos por la presión de algún político idiota", dijo el presidente ejecutivo de Ryanair, Michael O'Leary, al canal británico Sky News.

La Comisión Europea dijo que todas las aerolíneas debían respetar los derechos de los pasajeros.

"No hay descuento en los derechos de los pasajeros para las aerolíneas de descuento", dijo la portavoz del comisario de Transporte, Helen Kearns.

"Ryanair tendrá que cumplir como todos los demás", agregó.

Impacto económico. Las aerolíneas están en su propia guerra por las compensaciones, con la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) instando a los gobiernos a estudiar formas para ayudar a la industria a lidiar con sus pérdidas de ingresos.

El grupo estimó que las aerolíneas dejaron de recibir ingresos por US$1.700 millones por el cierre de los cielos.

Las aerolíneas perderían US$2.800 millones este año, mientras intentan recuperarse de la recesión, según estimaciones de IATA previas a la crisis generada por la ceniza volcánica.

Los economistas dijeron que llevaría meses comprender el impacto total de la crisis, pero que el golpe para la industria hotelera y de entretenimiento podría ser el doble del esperado para las aerolíneas.