El Banco Santander, el primer grupo financiero español, ganó en Latinoamérica 1.856 millones de euros (unos US$2.430 millones) en el primer semestre de 2013, un 16,3% menos que un año antes, por el menor impulso de países claves como Brasil o México.

Así consta en la información publicada por el grupo presidido por Emilio Botín, que obtuvo un beneficio global en la primera mitad del año de 2.255 millones de euros (unos US$2.954 millones), un 28,9 % más por las menores dotaciones.

Las cuentas del primer semestre en Latinoamérica, que aporta ya el 51% del beneficio al grupo, se vieron lastradas por el menor dinamismo del negocio y la economía en algunos países.

La morosidad del Santander en los negocios en Latinoamérica siguió subiendo hasta cerrar junio en el 5,26%, frente al 5,14%, mientras la cobertura se redujo al 85,4%.

En Brasil, al término del primer semestre, la morosidad era del 6,49 %, frente al 6,51 % de un año antes; en México, del 2,20 %, por encima del 1,64 % de junio de 2012; y en Chile, del 5,81 %, también mayor que el 4,65 %.

A tenor de la evolución económica de la región, el ahorro captado aumentó un 1,3 %, con lo que los depósitos de clientes aumentaron hasta 137.922 millones, mientras el crédito, que tradicionalmente crecía, se redujo un 0,7 %, hasta 140.083 millones (unos US$183.508 millones).

Sin embargo, hubo una evolución dispar en los distintos países, de modo que en Brasil los depósitos y los créditos en moneda local crecieron un 6 %, mientras en México subieron un 14 % y un 6 %, respectivamente.

Todos los márgenes de negocio se redujeron, el de intereses, un 12,5 %, hasta 8.053 millones (unos US$10.549 millones), y el bruto (antiguamente conocido como el ordinario) un 8,7 %, hasta 11.160 millones de euros (unos US$14.619 millones), influido por el descenso de un 14,6 % en el caso de Brasil.

Por su parte, el margen neto (antes de explotación y el que mejor refleja el negocio puro bancario) se contrajo un 12,7 %, hasta 6.746 millones de euros (unos US$8.837 millones), igualmente lastrado por el descenso de un 18,3 % en Brasil.

El gigante brasileño fue de nuevo el país que más aportó a los resultados del área con diferencia, al lograr un beneficio neto de 919 millones de euros (unos US$1.203 millones), un 19,4 % menos que un año antes.

Por detrás se situó México, donde el Santander ganó 441 millones de euros (unos US$577 millones), un 20,3 % menos.

A continuación quedaron Chile, país en el que el grupo consiguió un beneficio de 201 millones (263 millones), un 21,6 % menos; Argentina, con 166 millones (217 millones) un 13,2 % más; Uruguay, con 28 millones de euros (36 millones), un 16 % más; y Puerto Rico, donde ganó 53 millones de euros (69 millones), un 121,3 % más.

Además de en Latinoamérica, la presencia del Santander en América incluye sus negocios en Estados Unidos, donde su banco Sovereign obtuvo un beneficio de 423 millones de euros (unos 54 millones), un 6,7 % menos que en el primer semestre de 2012.