Sala de Inversión.  Los resultados financieros de Saxo Bank han sido más que favorables, dado que la entidad duplicó sus ganancias en el primer semestre de 2013 frente al mismo período del año anterior. A esto se suma que sus beneficios netos se han sextuplicado hasta los 267 millones de coronas danesas (US$47,9 millones) en comparación con las 44 millones logradas en el mismo lapso de 2012. Es así como ha conseguido sus mejores resultados desde 2010.

En tanto, su Ebitda ha crecido desde los 267 millones hasta las 676 millones de coronas (US$121,4 millones), gracias a la mejora en la actividad global de trading que ha tenido la entidad, fruto del repunte en los volúmenes y la volatilidad en el mercado de divisas que se viene observando desde finales del año pasado.

Los montos de negociación de opciones de divisas y CFD en la plataforma de trading también se sitúan en niveles más altos que en 2012, lo que ha llevado a los ingresos operativos de Saxo Bank a crecer un 23% hasta los 1.749 millones de coronas en el primer semestre.

El banco, que cuenta con 36.931 millones de coronas en depósitos de clientes, ha seguido ampliando la oferta de nuevos cruces de divisas, carteras de ETF y ha mantenido un elevado nivel de inversión en el desarrollo de plataformas de trading.

Pero, al mismo tiempo ha desinvertido en otras actividades como en la compañía de gestión de activos CPH Capital, con una participación en Capital Four y en Global Evolution. Además, vendió en junio su tenencia mayoritaria en EuroInvestor.

“Saxo Bank va a seguir buscando oportunidades de crecimiento introduciendo nuevos productos en su plataforma de negociación, dirigiéndose a nuevos mercados y atrayendo a nuevos segmentos de clientes. A su vez, se va a centrar en construir relaciones más valiosas con instituciones financieras, traders profesionales y clientes de alto nivel sacando al mismo tiempo el máximo partido a la solidez de nuestra marca en segmentos del mercado global”, sostuvieron sus cofundadores Kim Fournais y Lars Seier Christensen en una declaración conjunta.

El banco prevé que la lenta recuperación de la economía global se mantenga, aunque con dificultad, en 2013. A su vez, espera que la confianza del inversor se incremente, con una menor aversión al riesgo de la observada en estos últimos años. Pero si se toma el año completo sigue considerando que la situación de mercado general es incierta y la visibilidad escasa.