Londres. Los precios del petróleo operaban mixtos este jueves, ya que si bien el valor referencial de Estados Unidos estaba presionado debajo de los US$75 por barril ante un nivel récord de inventarios, el crudo Brent de Londres se sostenía arriba de los US$81.

En la última semana, los dos contratos referenciales han mostrado una significativa divergencia.

La creciente demanda global de energía y las esperanzas de que la crisis de la deuda europea pueda resolverse han provocado una subida de cuatro días seguidos en la cotización del Brent, mientras que los precios del crudo estadounidense han estado bajando desde el martes.

Los inventarios de petróleo en Cushing, Oklahoma, centro de entrega del contrato estadounidense, han crecido durante las últimas ocho semanas para ubicarse en un récord de 37 millones de barriles, llevando al crudo estadounidense a su mayor descuento respecto del Brent desde el peor momento del declive económico global.

A las 1022 GMT, el petróleo estadounidense para entrega en junio se negociaba con una caída de 71 centavos a US$74,94 por barril, mientras que el Brent ascendía 1 centavo a US$81,21 por barril.

"En general, el Brent actúa como un referencial mucho mejor de los fundamentos globales, de momento", dijo Amrita Sen, analista de Barclays Capital.

Otros analistas decían que el carácter mediterráneo de la ubicación de Cushing hace que este mercado sólo refleje la situación de oferta y demanda en la región central de Estados Unidos.

La Administración de Información de Energía de Estados Unidos dijo que la demanda total de gasolina en el país, que explica más de un barril de 10 que se consumen a nivel global, ha subido 2,7% respecto del mismo período de cuatro semanas del año pasado.

Las existencias de gasolina en Estados Unidos bajaron 2,8 millones de barriles la semana pasada, dijo este miércoles la AIE, aunque los inventarios totales de crudo estadounidense crecieron 1,9 millones de barriles.