Miami. La reconstrucción de Haití tras el terremoto debería producir grandes contratos para compañías privadas especializadas en construcción, logística, transporte y seguridad, pero ejecutivos estadounidenses dijeron que se necesita una estrategia clara para modelar planes de negocios.

Firmas del sector privado que se concentran en operaciones tras conflictos o desastres se reunieron en Miami esta semana para evaluar las oportunidades de negocios que ofrecerá la recuperación de Haití tras el terremoto del 12 de enero que devastó a la capital Puerto Príncipe y sus alrededores.

El gobierno de Haití dice que hasta 300.000 personas podrían haber muerto, en tanto, algunos economistas dicen que el sismo en la isla sería el desastre natural más letal de los tiempos modernos.

Expertos de ayuda y líderes de negocios acordaron que la gigantesca tarea de reconstruir al que ya era el país más pobre del hemisferio Occidental sería imposible sin la participación del sector privado.

"No creo que tengan otra opción más que conseguir que las compañías privadas ayuden en la reconstrucción de Haití", dijo a Reuters Kevin Lumb, presidente ejecutivo de Global Investment Summits Ltd con base en Londres, quien organizó el encuentro sobre la reconstrucción del país en Miami.

"Creo que abre una gran cantidad de oportunidades de negocios. La mayor parte de su infraestructura está destruida, sus caminos, comunicaciones, edificios, obviamente afectó a su suministro de agua, electricidad, así que todo eso debe ser reconstruido", dijo Lumb.

El encuentro de Miami también fue organizado por la Asociación Internacional de Operaciones de Paz (IPOA, por su sigla en inglés), un grupo de compañías que trabajan en zonas de desastre y post-conflicto.

Doug Brooks, presidente de IPOA, citó entre US$13.000 millones a US$14.000 millones  de daños producidos por el terremoto en Hiatí, lo que podría servir de referencia a las oportunidades de negocios generadas por el esfuerzo de reconstrucción.

Brooks dijo que la reunión en Miami fue "una conferencia sobre principios básicos" que acercó a proveedores de servicios, grandes grupos humanitarios y otras partes interesadas en la reconstrucción de Haití.

El objetivo era el hacer coincidir las necesidades con las posibles oportunidades de contratos antes de la conferencia de donantes internacionales para Haití programada para el 31 de marzo en Nueva York.

"Cuando las políticas estén en su lugar y el dinero comience a fluir para la reconstrucción, estaremos listos para partir", dijo Brooks.

Las compañías en busca de negocios en Haití incluyen a Harbor Homes LLC, con base en Georgia, Estados Unidos, que vende casas de PermaShelter para ensamblar y que podrían servir a quienes quedaron sin techo debido al sismo, y Agility Logistics, con base en Virginia, que ya entrega raciones de comida a las fuerzas de paz de la ONU en Somalia.

Más de un millón de haitianos quedaron sin hogar y fueron desplazados por el terremoto de enero, y Richard Rivette de Harbor Homes dijo que su compañía podría entregar casas fáciles de ensamblar, resistentes a tormentas y sismos, hechas con acero galvanizado para crear nuevos barrios que se prevé se establezcan en las afueras de Puerto Príncipe.

Pero él y otros ejecutivos en la reunión de Miami dijeron que necesitan tener una idea clara de la estrategia de reconstrucción planeada de parte del gobierno haitiano y sus socios.

"Sin un plan maestro, es difícil estimar su costo", dijo Rivette.

"Creo que todos están apuntando a esa dirección, a hacia dónde va a ir, cómo va a funcionar", dijo Thomas Shortley Agility Logistics, quien dirige los negocios de la firma con Naciones Unidas.