Un avance mayor al 80% hacia fines de este año tendrá la construcción de la infraestructura del segundo tramo de la Línea 1 del Metro de Lima, que irá desde la avenida Grau, en el Cercado, hasta la avenida Héroes del Cenepa, en San Juan de Lurigancho.

Carlos Nostre, director de Contrato del Consorcio Metro de Lima, a cargo de los trabajos, señaló a la Agencia Andina que actualmente se tiene un avance del 72% y gracias a la participación de unos 5.000 trabajadores y al empleo de avanzada ingeniería las obras se concluirán en abril del 2014.

"Nuestro compromiso contractual establece un plazo de entrega de la obra terminada en setiembre de 2014, pero hemos asumido un compromiso de acelerar los trabajos a fin de concluir esta obra en abril de ese año", manifestó.

El ejecutivo destacó que además de los 5.000 empleos directos generados con la ejecución de este proyecto de infraestructura ferroviaria, se han generado otros 3.000 empleos indirectos y se labora en turnos las 24 horas para avanzar según lo previsto.

La obra comprende la construcción de 12.4 kilómetros de viaducto elevado y conectará, de sur a norte, el Cercado de Lima, El Agustino y San Juan de Lurigancho. Tendrá 10 estaciones, de las cuales tres muestran un avance mayor al 90 por ciento en su estructura y mayor al 60 por ciento en acabados.

La celeridad y seguridad que caracterizan a esta megaobra de ingeniería responden al uso de un moderno sistema denominado "voladizo sucesivo" para la colocación de la plataforma donde irán los rieles y demás equipamiento de los trenes, así como a la cimentación de las columnas que soportan la estructura y cuyas bases tienen una profundidad de 30 metros.

Este mecanismo constructivo permite avanzar sin problemas en sectores como el que atraviesa el río Rímac, tanto en épocas de bajo como de elevado caudal, anotó.

Nostre señaló que como en toda obra de ingeniería de este tipo se suelen encontrar "interferencias" como redes de agua y alcantarillado, conexiones eléctricas y telefónicas, entre otras que conllevan un tratamiento especial para seguir avanzando.

"Había una red de alta tensión aérea de dos kilómetros que se cruzaba con la obra y que tuvo que ser reubicada, convirtiéndola en subterránea. Este es otro de los beneficios que otorga el proyecto a la ciudad", dijo.

Por último, el representante del Consorcio Metro de Lima afirmó que se dialoga con la población en la medida en que avanza la obra y se intervienen diversos sectores a lo largo de la ruta, a fin de cumplir con las metas establecidas en concordancia con el entorno social y el medio ambiente.