Nueva York. Un oleoducto de 75.000 barriles por día (bpd) de la petrolera Royal Dutch Shell y la plataforma a la que entrega suministro en el Golfo de México retomaron sus operaciones tras ser interrumpidas la semana pasada por razones preventivas, dijo el martes un portavoz de la firma.

El oleoducto Nakika, que abastece de crudo a la refinería Norco de Motiva, Luisiana, fue cerrado entre el 22 y 24 de abril debido a su proximidad con la plataforma de Transocean, que explotó y se hundió la semana pasada.

El portavoz de Shell, Theodore Rolfvondenbaumen, confirmó a Reuters el martes que tanto el ducto como la plataforma petrolera reanudaron sus operaciones tras el breve cierre la semana pasada.

El representante de la firma angloholandesa declinó comentar sobre los niveles actuales de producción de crudo y gas en la plataforma.