Lisboa. La siderúrgica brasileña CSN fracasó en un segundo intento por comprar a la cementera portuguesa Cimpor, frustrada por firmas brasileñas rivales en su esfuerzo por entrar al negocio de cemento.

CSN había ofrecido adquirir 33,3% más una acción de Cimpor, pero al lunes sólo recibió la aprobación de los accionistas para adquirir 8,5% de los papeles de Cimpor. La oferta era de 6,18 euros (US$8,45) por título de Cimpor.

CSN lanzó una oferta inicial de adquisición por Cimpor el 18 de diciembre, a 5,75 euros por acción, lo que inició una batalla entre las compañías brasileñas por el negocio de cemento de Cimpor en Brasil antes de un esperado auge de la construcción en la mayor economía de Sudamérica.

El valor de mercado de Cimpor es alrededor de 4.000 millones de euros, según Thomson One.

Rita Carles, analista de Banif, dijo que las acciones de Cimpor serían presionadas por las noticias y añadió que "mirando a la futura Cimpor retendrá un ángulo especulativo".

La operación de acciones de Cimpor fue suspendida en la apertura hasta luego del anuncio del resultado. Cuando retomaron la cotización cayeron hasta un mínimo de 5,46 euros y a las 1025 GMT descendían un 3,67 por ciento a 5,63 euros.

Desde que fracasó la primera oferta de CSN, Votorantim Cimentos, el mayor productor de cemento de Brasil, acumuló una participación de más de 20% de Cimpor, mientras que la cementera rival Camargo Correa ahora posee algo más de 30% de Cimpor.

Las compañías están deseosas de quedarse con Cimpor dado que es el cuarto mayor productor de cemento de Brasil, un negocio atractivo ya que el país se prepara para ser anfitrión de la Copa Mundial de fútbol y de los Juegos Olímpicos en los próximos años.

Cimpor también tiene operaciones cementeras en mercados emergentes de rápido crecimiento como China y Egipto.