Lima. Los trabajadores levantaron el sábado una huelga que habían comenzado la semana pasada en tres minas propiedad del mayor productor de metales preciosos de Perú, Buenaventura, aunque volverían a hacer un cese de actividades el 3 de marzo, dijo un líder sindical.

La medida de fuerza, que comenzó el 13 de febrero, paralizó la producción en la mina de oro Orcopampa y en la mina de plata Uchucchacua.

También afectó la producción de la mina de oro Antapite, pero la compañía no quiso precisar a qué capacidad operó la mina durante la huelga.

El Ministerio de Trabajo había declarado ilegal la huelga, al considerar que el sindicato no realizó los pasos formales, en una decisión que permitió que Buenaventura comenzara a despedir trabajadores.

"Ese día (el 3 de marzo) va a empezar la (nueva) huelga", dijo a Reuters Luis Castillo, presidente de la mayor federación de trabajadores mineros de Perú.

Castillo señaló que unos 4.380 mineros habían participado de la huelga, pero que decidieron deponer la medida para evitar perder sus empleos.

Los trabajadores están buscando información sobre las finanzas de Buenaventura entre el 2006 y el 2009.

Las compañías mineras en Perú deben compartir el 8 por ciento de sus ganancias con los empleados. Los mineros afirman que Buenaventura ha reportado utilidades inferiores a las reales.

La firma ha dicho que la agencia tributaria de Perú, la Sunat, está revisando que haya cumplido con la ley y que espera un resultado favorable.

Castillo dijo que en los próximos días los trabajadores tenían planeado realizar asambleas y que si se votaba a favor de una nueva huelga, el sindicato podría convocarla el 3 de marzo.