Como se esperaba, el sube y baja de los mercados internacionales y las decisiones de la Reserva Federal, le pasaron factura a las cuentas del sistema financiero colombiano con una caída de 3,1 billones de pesos (US$1.607.260.000) en comparación con el mismo periodo del año anterior. 

Los golpes más fuertes los recibieron los fondos de pensiones y cesantías y luego las fiduciarias y los fondos administrados. Los establecimientos de crédito, al contrario, vieron al alza sus resultados.

Los bancos ganaron 65.000 millones (US$33,7 millones) más que el primer semestre del 2013. Este año han ganado 3.45 billones de pesos contra los 3.9 billones de este año.