Vitibot, es un robot eléctrico viticultor que puede trabajar 20 horas al día, haciendo las tareas más repetitivas y es uno de los productos más famosos de la chilena Partner, que tiene a su haber otros productos tecnológicos para el vino chileno, como la estabilización tartárica por electrodiálisis (ED de Oenodia), y la tecnología Fruition Science que tiene como objetivo la eficiencia del uso del agua, llegando hasta minimizar hasta un 50% del riego a través del control de flujo de savia de un viñedo.

Partner, está cumpliendo 30 años de trayectoria como un aliado esencial en todo el proceso productivo y comercial de viñas nacionales, como también de empresas productoras de destilados y del área agrícola, con innovaciones que generan impacto positivo desde el campo al embotellado. 

Con 500 bodegas asesoradas, que  representan más del 90% del vino producido, Partner ha crecido en forma sostenida entre un 10% y un 15% en los últimos 3 años, sorteando incluso la Pandemia, y proyecta cerrar 2022 con un crecimiento de sus ventas del 30% respecto al 2021, de la mano de su objetivo de duplicar el volumen de negocio para el 2025. Entre el 2020 y 2021, el crecimiento de los clientes asesorados pasó de cerca de 400 a más de 500.  

Actualmente la firma promociona su producto UV Boosting, un tratamiento biológico por UV C de la planta que le enseña a resistir de manera totalmente natural a las agresiones; y  Vitibot, El robot eléctrico viticultor que puede trabajar 20 horas al día, haciendo las tareas más repetitivas y PartnerVid, con énfasis del uso eficiente del agua, con un trabajo conformado de diferentes soluciones para la nutrición, y para lo cual están desarrollando un trabajo en conjunto con el Centro de la Vid y del Vino de la Universidad de Talca, con primeras pruebas en Viña Concha y Toro.

Entre sus principales clientes destacan las Viñas Concha y Toro, Viña San Pedro Tarapacá, Cono Sur, Errazuriz, Santa Rita, Santa Carolina, Viña Montes, Valdivieso. Su meta ahora es aumentar anualmente su asesoría de bodegas, sobre todo emergentes, para llegar al 100%.

“En estos 30 años importando las mejores tecnologías que ocupan los principales países productores y con un equipo de especialistas, ayudamos a mejorar los niveles de calidad de los vinos chilenos, su reconocimiento internacional y la sustentabilidad de nuestros clientes. Con ese aporte constante de Excelencia e Innovación, nos convertimos en importantes actores de la industria en un trayecto que ha convertido a Chile en uno de los mayores exportadores del mundo, indica Jean-Marc Besnier, Gerente General de Partner.

Un de sus más relevantes innovaciones que revolucionó la Industria, es es la estabilización tartárica por electrodialisis (ED de Oenodia), método que  además de  consumir 10% de la energía necesaria a la estabilización tradicional del vino, asegura el 100% su estabilidad, lo que ninguna otra herramienta puede asegurar. Esto influye en forma muy positiva en el costo que significa para un viñedo recuperar botellas inestables, también a nivel de su imagen.

La filosofía de Partner es “Hacer enología en el viñedo” y  “la calidad de la uva como la base de la calidad del vino”. En ese marco,  de la mano de la metodología del agrónomo francés experto en nutrición de la vid Jean-Pierre Cousinié, y en conjunto a tecnologías novedosas como Fruition Sciences, TerraNis – Oenoview y UV Boosting, trabajan las problemáticas clave del viñedo chileno para adaptar y entregar una oferta completa y específica de productos y tecnologías que responden a la necesidad de cada cliente y sus viñedos. 

Frente a los cambios climáticos actuales,  “nuestra premisa sigue más viva que  nunca. Nuestra metodología está respaldada por análisis de suelo y foliar bajo estrictos protocolos con interpretación y recomendaciones para una gestión agronómica óptima y aplicaciones precisas de nutrientes naturales cuyo beneficio es equilibrar la vid de manera natural para que produzca resultados cualitativos”, asegura Jean-Marc Besnier.

Para ello, realizan un seguimiento completo de objetivos, propuesta de aplicaciones, resultados y control anual junto al Centro de la Vid y del Vino de la Universidad de Talca, cuyo prototipo tendrá sus primeras pruebas durante la vendimia 2023 en Viña Concha y Toro. 

“En 2023 entrarán en vigor las nuevas reformas de la Unión Europea sobre el etiquetado de insumos, mano de obra, costo de electricidad y eficiencia energética, las empresas con las cuales trabajamos tienen esa conciencia y desarrollan productos y tecnología que permitirán a nuestros clientes tener un etiquetado “limpio”. Por ejemplo son todas las garantías ofrecidas por la electrodiálisis en este nuevo escenario para la industria vitivinícola; bajo consumo energético (sólo 0.2kW/100L), una estabilidad 100% segura, 0% aditivos”, añade el Gerente General de Partner.

Por ahora la compañía trabaja en un sistema de inteligencia artificial aplicada al viñedo, en la que esperan crear una base de datos del clima, de la producción, predecir los trabajos y tratamientos que necesita la viña, mandando robots voladores o de tierra para hacer el trabajo, cuyas primeras luces se verán a mediados de 2023.