La firma brasileña de cuentas por cobrar de cambio Cerc está lista para recaudar alrededor de US$ 100 millones de fondos de capital de riesgo mientras la fintech se prepara para una Oferta Pública Inicial (OPI), dijo a Reuters su fundador y presidente.

“Estamos negociando financiamiento con hasta cinco inversionistas de fondos para invertir en nuevos negocios”, dijo el fundador y presidente de Cerc, Marcelo Maziero. “Deberíamos cerrar en 2022 listos para una oferta pública inicial”.

Los comentarios de Maziero surgen en un momento en que el negocio de Cerc ha estado creciendo rápidamente, respaldado en parte por los cambios introducidos por el Banco Central de Brasil en junio del año pasado que obligan a registrar las cuentas por cobrar de tarjetas de crédito en plataformas electrónicas.

Ese cambio regulatorio ayudó a multiplicar por 10 los ingresos de la compañía y se espera que el sector vuelva a crecer en 2022, aunque a un ritmo más lento, dijo Maziero.

Al mismo tiempo, Cerc ha ido avanzando en otros negocios, como su cámara de compensación y depósito central de activos, que debería estar operativo a finales de año.

Cerc ya solicitó al Banco Central el registro de la empresa y también solicitará la autorización de la Comisión de Valores y Bolsa (CVM) en abril para su OPI.

Lanzado en 2015, Cerc comenzó como una plataforma en línea diseñada para ayudar a los propietarios de cuentas por cobrar a usarlas como garantía para obtener un crédito más barato.