La Habana. La temporada turística de Cuba tuvo un comienzo accidentado el 2010, con un declive de 4,9% en los arribos durante enero, en comparación con el mismo mes del año pasado, según un reporte del gobierno cubano al que Reuters tuvo acceso el miércoles.

El reporte, que será difundido más tarde esta semana, indica que los arribos fueron 254.845 en el primer mes de este año, comparado con 268.115 en enero del 2009, sin ofrecer detalles adicionales.

El turismo y los negocios relacionados son una importante fuente de ingresos para la isla caribeña de gobierno comunista, donde escasea el efectivo, aportando más de US$2.000 millones el año pasado, o cerca de 20% del ingreso extranjero que llega a Cuba.

Fuentes extranjeras en la industria turística dijeron que el declive de enero se debió a una disputa de precios con un operador canadiense que redujo las reservas desde Canadá, los problemas económicos en Europa y la competencia de paquetes más económicos en República Dominicana y en Cancún (México).

Poco más de 2,4 millones de turistas visitaron Cuba en 2009, un incremento de 3,5% en 2008. De ellos, el mayor número -914.884- fueron canadienses.

El administrador extranjero de un hotel cubano dijo que el arribo de turistas también ha sido bajo en febrero y que el pronóstico para marzo no eran alentador debido a que la respuesta de los funcionarios de turismo al declive de enero ha sido muy lenta.

"Ellos están bajando sus precios ahora, pero es demasiado tarde para marzo", declaró.

Además, otros países que esperan menos arribos desde Europa y Estados Unidos por la recesión global están tratando de atraer a los turistas canadienses.

"Ellos han librado una guerra de precios por el mercado canadiense", dijo el administrador del hotel.

El mercado de Estados Unidos está en buena parte fuera de los límites de Cuba por el embargo comercial de 48 años contra la isla, que prohíbe que la mayoría de los estadounidenses viajen a ese país.