Lima, Andina. El ministro de Energía y Minas, Jorge Merino, aseveró que el Poder Ejecutivo está trabajando intensamente para sacar adelante el gasoducto del sur, que consideró como el proyecto "más importante que tiene el gobierno y de la historia del país".

Desestimó, en ese sentido, las críticas del ex mandatario Alan García, quien en días pasados aseguró que se deberían aprovechar "los cinco millones listos" para este proyecto.

Al respecto, Merino refirió desconocer a qué se refería el ex mandatario cuando citó esta cantidad.

"El gasoducto del sur peruano, en la forma cómo se ha planteado, tiene un financiamiento autosostenible y toda la zona de la selva desde Anta hasta el sur se está garantizando el financiamiento del ducto en su conjunto. En realidad en un proceso, es una inversión muy grande y estamos trabajando intensamente con los mejores cuadros de Proinversión para sacar este proceso de forma exitosa", indicó.

En declaraciones a la RPP, Merino señaló que esta gasoducto es el proyecto integral "más importante que tiene el gobierno y de la historia del país".

Precisó que consta de la construcción del tubo, que trae el gas de Malvinas (zona de extracción del gas) hasta la costa; así como la demanda que implica el nodo energético y el polo petroquímico.

"Este tema está encargado a Proinversión, tenemos una asesoría internacional de muy primer nivel, vamos a empezar dando la buena pro en primer lugar al nodo energético, de una reserva que va a garantizar la demanda para el gas", sostuvo.

Respecto a las críticas al anuncio presidencial de modernizar la refinería de Talara, por 2,730 millones de dólares, consideró que se trata de un proceso "necesario para el país", debido a la necesidad de "desulfurizar" (eliminar el azufre) del combustible que usamos.

"En segundo lugar no es una planta vieja, (...) nosotros antes de tomar la decisión, contratamos a una consultora internacional y ellos confirmaron no solamente el proceso sino los números", comentó.

Merino explicó que cuando encontraron el proyecto, se hizo "una evaluación integral" y "se comparó con la posibilidad de construir una nueva planta nueva", pero era más cara de la que tenemos hoy día.

"Hicimos toda la comparación, todos los escenarios y en base a ello se ha tomado la decisión", aclaró.