La automotriz japonesa Toyota anunció este sábado que serán revisadas unas 600.000 camionetas Sienna, debido a la corrosión de un cable que asegura el neumático de repuesto y que podría causar accidentes.

El problema en las camionetas Sienna ocurre mientras la Cámara de Representantes de Estados Unidos, programó para el 6 de mayo otra audiencia en el Congreso debido a potenciales problemas electrónicos en automóviles Toyota accidentados.

La firma aseguró que trabaja en la solución del problema e informó a los propietarios que recibirán una notificación para que lleven las unidades a una agencia para que sean revisadas.

En su más fuerte escándalo, Toyota anunció la revisión de más de ocho millones de vehículos para reparar defectuosos pedales de acelerador que han causado alarma entre propietarios de esta marca, informó El Financiero.