Tokio. La japonesa Toyota Motor Corp anunció este lunes el plan para arreglar unos 2,4 millones de sus ocho modelos más populares, tras llamar a un retiro masivo por fallas en un pedal que también obligó a la firma a suspender ventas y producción.

Un refuerzo de acero que eliminará el exceso de fricción en el pedal del acelerador será instalado en los concesionarios estadounidenses de Toyota esta semana, indicó la compañía.

Si el plan se cumple según lo previsto, la firma podría reanudar las ventas de los modelos, incluyendo su auto más vendido, el Camry, para la tercera semana de febrero.

Las ventas de los modelos afectados fueron suspendidas el 26 de enero, y la producción de los vehículos en las plantas de Toyota en Estados Unidos y Canadá fueron detenidas este lunes.

La medida afecta también a los modelos RAV4, Corolla, Matrix, Avalon, Highlander, Tundra y Sequoia.

La suspensión durará al menos esta semana, dijo la firma.

Toyota dijo que ha hecho pruebas para solucionar el problema.

La mayor automotriz del mundo, estudiada por su devoción a la calidad, podría haber retirado unos ocho millones de vehículos en meses recientes, por problemas con el acelerador y las alfombras, más que la cantidad de autos y camionetas que vendió en el mundo en 2009.

Analistas de la industria y ejecutivos estiman que implicaría unos US$250 millones sólo en costos de garantía el abordar el menor de los dos retiros en progreso en Estados Unidos.