Agoya/Detroit. El presidente de Toyota Motor Corp, Akio Toyoda, pidió disculpas el viernes por un inmenso retiro global de vehículos que ha dejado en crisis a la automotriz japonesa, mientras considera llamar a revisión a su nuevo modelo híbrido Prius por problemas en los frenos

La declaración de Toyoda llegó después de que la estadounidense Ford Motor Co dijera el jueves que va a preparar una actualización informática por problemas similares con el frenado en sus modelos Ford Fusion y Mercury Milan, lo que podría ser un adelanto de un problema más amplio de los autos híbridos.

"Créanme, los autos Toyota son seguros" dijo Toyoda, nieto del fundador de la firma, al romper el silencio total desde que comenzaron los retiros.

"Quiero tomar esta oportunidad para pedir perdón desde el fondo de mi corazón por causar a muchos de nuestros clientes temores tras los retiros de varios modelos en varias regiones", dijo Toyoda.

Toyota anunció el retiro de más de 8 millones de autos en el mundo por dos problemas diferentes relacionados con aceleraciones no intencionadas, que se han vinculado con hasta 19 accidentes mortales en Estados Unidos a lo largo de la pasada década.

Toyoda se comprometió a supervisar personalmente un grupo especial que buscará mejorar la calidad y que incluirá a expertos externos.

La llegada de expertos independientes es "tan bueno como puedes esperar", dijo Philippe Houchois, analista de UBS.

"He visto varios retiros pero no recuerdo el haber presenciado este paso de tomar a un experto externo. Es un intento innovador y agresivo para resolver el problema", añadió Houchois.

Sin embargo, los retiros han golpeado la reputación de calidad y confiabilidad del mayor fabricante de autos del mundo.

El silencio de Toyoda desde el inicio de los retiros había sido ampliamente criticado.

Las acciones de Toyota han perdido unos 30.000 millones de dólares, o un quinto de su valor, desde el 21 de enero cuando inició el retiro en Estados Unidos.

Toyota dijo que sus concesionarios estadounidenses comenzaron el viernes a reparar sus pedales y a notificar a los dueños afectados.

Ahora el Prius. Reguladores encargados de la seguridad de Japón y Estados Unidos han abierto investigaciones sobre los problemas en el sistema de frenado del Prius, un pionero en los sistemas híbridos a gasolina y electricidad y el auto más vendido en el país asiático el año pasado.

El ministro japonés de Transporte dijo que funcionarios de su cartera escucharon que Toyota podría retirar o reparar voluntariamente los autos afectados, incluyendo los vendidos en el extranjero.

"La respuesta de Toyota ha sido insuficiente ante las aspiraciones de sus clientes", dijo el ministro Seiji Maehara.

Desde el lanzamiento del nuevo modelo del Prius en mayo del año pasado en Japón, se han vendido 311.000 unidades, unas 200.000 en el país asiático y otras 103.200 en Estados Unidos.

Sin frenos. Tanto los híbridos de la japonesa como los de Ford capturan la energía del frenado para recargar una batería que va en el vehículo, lo que ayuda al rendimiento de su motor de gasolina.

En las carreteras con baches o con hielo los frenos resbalan, permitiendo al vehículo inclinarse hacia delante antes de que actúen los frenos tradicionales, según explican los fabricantes del Prius.

La Oficina Nacional de Seguridad de Tráfico de Autopistas de Estados Unidos (NHTSA según su sigla en inglés) dijo que recibió 124 quejas por problemas con el frenado después de que los conductores pasaran por baches o caminos irregulares con el Prius.

Cuatro accidentes fueron vinculados por conductores con estos problemas, agregó.

Toyota y Ford han dicho ambas que tienen soluciones informáticas para el problema.