Tokio. Toyota Motor está preparando una retirada de su vehículo híbrido Prius para atender más de 100 quejas relacionadas con sus frenos, extendiendo los problemas de calidad del principal fabricante de automóviles a uno de sus modelos más importantes.

Una fuente con conocimiento de sus conversaciones con las autoridades de seguridad japonesas dijo este viernes a Reuters que la mayor automotriz del mundo se inclina hacia la retirada, aunque el ministerio de Transportes no considera que técnicamente el asunto suponga problemas de seguridad.

Toyota, que se ganó una reputación de empresa avanzada en la tecnología ecológica al ser la pionera del sistema híbrido de gasolina y electricidad con la primera generación del Prius, ha vendido cerca de 311.000 unidades del nuevo modelo del Prius desde su lanzamiento en mayo pasado en Japón.

Además ha dicho que está estudiando si el problema en el programa relacionado con los frenos existe en otros vehículos híbridos, aunque hasta ahora no ha habido quejas, dijo una portavoz.

La empresa ha lanzado una llamada a revisión de más de ocho millones de coches en todo el mundo por dos problemas diferentes con el pedal del acelerador. Uno de ellos ha llevado a la muerte de cinco personas en dos accidentes, según las autoridades estadounidenses.

El jueves dijo que esa retirada le va a costar hasta US$2.000 millones a nivel operativo en el año financiero hasta el 31 de marzo.