Londres. El personal de cabina del sindicato Unite de la aerolínea British Airways (BA) inició el domingo su segunda huelga en cinco días, después de que la semana pasada finalizaran sin acuerdo las conversaciones que buscaban poner fin a una larga disputa.

Miles de pasajeros afrontan más interrupciones en el inicio de una semana de vacaciones escolares en Reino Unido. El personal de cabina debe comenzar una tercera ronda de huelga el 5 de junio, unos días antes del inicio de la Copa del Mundo de fútbol en Sudáfrica.

Los trabajadores y la compañía permanecen bloqueados ante los desacuerdos sobre salarios, reducción del nivel de personal y recorte de beneficios.

Las conversaciones entre BA y Unite, el mayor sindicato de tripulación de cabina de la aerolínea, finalizaron el viernes sin acuerdo. El servicio Acas dijo que buscaba arreglar nuevas rondas de negociaciones.

Siete días de paro en marzo le costaron a BA unos US$61.3 millones (43 millones de libras).

Las huelgas se producen en medio de un difícil momento para BA, que la semana pasada informó de un segundo año consecutivo de pérdidas récord y que lucha contra la crisis económica global y la recesión en toda la industria.

La continua acción industrial, junto con las interrupciones a los vuelos en abril por la ceniza de un volcán islandés, podría echar por tierra las posibilidades de BP de evitar un tercer año de pérdidas.

El presidente ejecutivo de BA, Willie Walsh, y los líderes de los sindicatos continuamente se culpan entre sí por la ruptura de las a menudo ásperas negociaciones.

Pese a la nueva huelga, BA dijo que incrementará los vuelos debido a que más tripulantes estaban volviendo a trabajar.

BA, que transporta a unos 90.000 pasajeros al día, dijo que aproximadamente una cuarta parte de sus pasajeros se verían afectados por las huelgas.