La industria turística cubana, que quedó por debajo de sus metas en los primeros meses de este año, logró en agosto último retornar a la senda del crecimiento, lo que abrió la posibilidad de que cumpla su plan anual.

Según cifras preliminares del ministerio del Turismo (Mintur), en agosto último la recepción de vacacionistas en la isla registró 3%, en comparación con igual mes de 2012, lo cual constituye una buena señal para el desempeño de la industria cubana del ocio.

Hasta el octavo mes del año, el promedio de llegadas de visitantes internacionales mantenía signo negativo con 1,3% de baja, según estimados expuestos a la prensa por el director comercial del Mintur, José Manuel Bisbé.

"Estamos trabajando muy duro y estamos optimistas con la próxima temporada. Vamos a revertir esta tendencia, a cerrar por encima del año anterior y esperamos tener un 2014 más exitoso en recepción de vacacionistas y posicionamiento del destino Cuba en el mercado internacional de viajes", aseguró el directivo.

La apertura de nuevas capacidades de hospedaje se mantiene entre las acciones del turismo cubano para la etapa invernal que está a punto de comenzar y que es considerada como la Temporada alta de esa industria.

Hace unas semanas, se inauguró en el afamado balneario de Varadero el Meliá Marina Varadero, con 423 habitaciones y 122 apartamentos, cuyos servicios pueden considerarse de primer nivel mundial.

También están en funcionamiento el hotel Eurostar Santa María, con 846 habitaciones, ubicado en el cayo del mismo nombre, al nordeste de la central provincia de Villa Clara, y el Pestana Cayo Coco, al norte de Ciego de Ávila, con 468 habitaciones y bajo contrato de administración de un grupo de Portugal.

Asimismo, en Santiago de Cuba abrió el hotel REX, mientras el Blau Costa Verde amplió sus servicios tras concluir la remodelación de algo más de 400 habitaciones, capacidad que puede considerarse como otra instalación más.

De particular relevancia para la próxima temporada alta es la apertura de la Planta Real de Paradisus Princesa del Mar, en Varadero, con 168 habitaciones, y prestaciones de alto estándar, superiores a otras similares que funcionan en el país.

También se trabaja en la reparación de instalaciones como Villa Cojímar, en Cayo Guillermo; en Villa Coral, en Cayo Largo del Sur, y se amplían las capacidades en Cayo Levisa.

También se abrirán tres nuevos clubes italianos que funcionarán en Varadero, y en los cayos Santa María y Largo del Sur, mediante los turoperadores Alpitur y Eden Viaggi.

Para reforzar la llegada de vacacionistas, Cubana de Aviación mantendrá los vuelos a Sao Pablo, Brasil, y aumentará las frecuencias a República Dominicana y Canadá, en tanto restablecerá la doble parada en Santa Clara, en el centro de la isla, con uno de sus vuelos desde París, mientras Aerogaviota mantendrá la ruta a Jamaica, recién inaugurada.

Desde mercados emisores de gran trascendencia para Cuba, como Canadá, se prevé una programación con notables crecimientos, y desde Alemania, la aerolínea Cóndor hará tres nuevos vuelos, con el interés de potenciar el polo de Santa María y las operaciones de la modalidad de circuitos.

Desde Francia, se agregará un vuelo semanal a la programación de KLM, del grupo Air France, mientras aumentan las operaciones desde Noruega, Suecia y Finlandia, al tiempo que se incorporan vuelos desde Dinamarca y Polonia.

En concordancia con las ofertas turísticas caribeñas, la venidera Temporada alta también incluirá el aumento de la llegada a puertos cubanos de los cruceros, entre los que sobresale el Cuba Cruise, de Canadá, con capacidad para 1.200 personas y un atractivo programa de bojeo a la isla, con escalas en varios puntos de la isla y un día en Jamaica.

También arribarán el barco Variety Panorama, de Grecia, con capacidad hasta 49 personas y el Star Clipper, de Alemania para unos 170 viajeros.

Volverán durante esa etapa las embarcaciones Tomson Dreams, de Reino Unido, con capacidad para 1.700 personas y el Semester at Sea, de Estados Unidos, con 836 plazas, en el cual viajan habitualmente estudiantes de esa nación.

El sector turístico, que es el segundo rubro de ingresos del país después de la venta de servicios médicos, recibió durante el pasado año a 2,8 millones de turistas extranjeros, 4,5% por encima de 2011.

Para este 2013, la isla espera acercarse a los tres millones de vacacionistas.