La Asociación Boliviana de Agencias de Viaje y Turismo (Abavyt), informó que gracias a las condiciones de estabilidad,económica, política y social, el turismo en el país andino amazónico experimentó un 17% de crecimiento el año pasado.

La presidenta de la Asociación Boliviana de Agencias de Viaje y Turismo(Abavyt), Lourdes Omoya, este incremento del flujo turístico en Bolivia también se debe a la campaña gubernamental "Bolivia Te Espera".

"El movimiento turístico del país ha crecido muchísimo, la estabilidad social nos apoya y nos ayuda mucho a que Bolivia continúe siendo un destino interesante y, además, con seguridad para el turista", explicó a los medios de prensa.

La representante de las agencias de turismo en el país manifestó que en 2012 se generó alrededor de US$1.000 millones y llegó alrededor de un millón de turistas a Bolivia.

Los datos coinciden por los del Viceministerio de Turismo, donde se informó que en octubre, noviembre y diciembre son temporadas altas para la llegada de argentinos, chilenos, peruanos y brasileños.

La representante de Abavyt coincidió al señalar que "lo más importante de todo es que el clima en esta temporada nos ayuda muchísimo, estamos viviendo una época donde ha pasado el frío".

Además, reveló que en enero hubo una importante afluencia turística de por lo menos 7.000 personas al Salar de Uyuni y, cifra que cada año va en ascenso.

La entrevistada destacó que desde que el Viceministerio de Turismo lanzó la campaña de "Bolivia te espera", se le atribuye la visita extra de cien mil turistas extranjeros y un movimiento económico de por lo menos US$25 millones.

El principal destino visitado el año pasado fue el Salar de Uyuni, en el departamento de Potosí al sudoeste de Bolivia, un antiguo mar disecado de 10.000 kilómetros cuadrados que posee la mayor reserva mundial de litio,seguido de cerca por el lago Titicaca en el departamento de La Paz (oeste),compartido con Perú.

Este año el gobierno de Bolivia vuelve a invertir US$1 millón en la promoción de sus destinos turísticos, entre ellos el parque nacional Madidi, en el norte de La Paz; las misiones jesuíticas en la región oriental de Santa Cruz, y los atractivos de la sureña Tarija.

El 80% de los turistas que visitaron Bolivia en 2012 fueron mochileros, mientras que el restante 20% son visitantes en el marco del turismo organizado, según la información del Viceministerio de Turismo.