Sao Paulo. En una decisión sorpresiva, una unidad de Andrade Gutierrez SA decidió abandonar el bloque de control de Companhia Energética de Minas Gerais SA (Cemig), con lo que puso fin a meses de tensión con el mayor accionista de la eléctrica brasileña.

En una presentación del jueves, Cemig dijo que AGC Energia S/A, filial del conglomerado de infraestructura y energía Andrade Gutierrez, vendería su participación en la empresa a través de un bloque comercial, sin ofrecer más detalles.

Personas familiarizadas con la situación dijeron a Reuters en el último año que ambos socios estaban en desacuerdo sobre los planes para reducir la deuda de Cemig y deshacerse de operaciones que pierden dinero y activos no básicos de baja rentabilidad.

Durante casi 15 años, Andrade Gutiérrez fue parte del bloque de control de Cemig junto al estado brasileño de Minas Gerais.

Andrade Gutierrez posee el 6,7% de Cemig a través de AGC Energia S/A,, mientras que el estado de Minas Gerais posee el 17% del capital de la empresa.

Los esfuerzos por contactar a Andrade Gutierrez fuera del horario habitual de oficina fueron infructuosos.

Personas familiarizadas con la situación dijeron a Reuters en el último año que ambos socios estaban en desacuerdo sobre los planes para reducir la deuda de Cemig y deshacerse de operaciones que pierden dinero y activos no básicos de baja rentabilidad.

Una de las personas dijo a principios de este año que el estado de Minas Gerais quería acelerar la venta de activos para recuperar la confianza del mercado.