Bruselas. La Unión Europea alcanzó este lunes un acuerdo para suavizar las restricciones sobre vuelos aéreos debido a una nube de ceniza volcánica originada en Islandia, bajo la presión de las frustradas aerolíneas que pierden US$250 millones de dólares al día con las cancelaciones.

 Aunque algunos países estaban abriendo su espacio aéreo, funcionarios dijeron que esperaban que menos de un tercio de los vuelos sean operados en Europa este lunes, en el quinto día de una interrupción de viajes que dejó pasajeros varados en todo el mundo y detuvo los envíos de carga.

 "A nivel europeo y nacional, hemos decidido movernos paso a paso hacia la normalización, dentro del marco de estrictos requerimientos de seguridad", dijo el ministro de Transporte alemán, Peter Ramsauer, al canal N24.

 Un diplomático de la UE dijo antes que parecía haber consenso en la idea de crear nuevas zonas de viaje, y de dejar pequeñas áreas de no vuelo cerca al volcán, además de un área más amplia donde los vuelos estarían sujetos a restricciones de seguridad y chequeos.

 El diplomático afirmó que esperaba que el nuevo régimen entre en vigencia a las 06.00 GMT de este martes.

 La Comisión Europea dijo que podría aprobar una compensación para aliviar las pérdidas de las aerolíneas por la interrupción.

 "Este volcán ha mermado al sector de la aviación, primero en Europa y ahora está teniendo implicaciones mundiales. El alcance del impacto económico (en la aviación) es ahora mayor que en el 11 de septiembre (del 2001), cuando el espacio aéreo de Estados Unidos estuvo cerrado durante tres días", dijo Giovanni Bisignani, jefe de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA)

 Bisignani indicó que las aerolíneas estaban perdiendo US$250 millones al día en ingresos.

 "Debemos alejarnos de este cierre global y hallar maneras de flexibilizar el espacio aéreo, paso a paso", agregó.

 Las acciones de las aerolíneas cayeron y el jefe de competencia de la UE, Joaquín Almunia, afirmó que la Comisión Europea estaba considerando suavizar los rigurosos reglamentos sobre ayuda estatal.

 British Airways, que dice haber perdido entre 15 millones y 20 millones de libras (entre US$ 22 millones y US$30 millones) al día en ingresos por transporte de carga y pasajeros, informó que pidió una compensación a la Unión Europea y a los gobiernos nacionales.

 Millones de pasajeros quedaron varados y sufrieron alteraciones en sus itinerarios de viaje.

 "No podemos volar por el volcán, de modo que nos dejaron en Roma y ahora estamos tratando de llegar al norte pero es caótico", dijo Mark, un británico atrapado en la estación central de la capital italiana y que intentaba regresar a Duesseldorf, en Alemania.

 Vuelos suspendidos. La agencia de control de la navegación aérea, Eurocontrol, dijo este lunes que preveía que entre 8.000 y 9.000 vuelos operaran en Europa.

 Eso representaría sólo 30% del tráfico aéreo normal, en comparación con las previsiones previas de funcionarios de la UE que estimaban que la mitad de los vuelos podrían operar este lunes.

 Durante el fin de semana sólo una quinta parte de los vuelos normales cubrieron sus rutas y las cifras facilitadas por Eurocontrol muestran 80.000 vuelos menos en Europa desde el jueves, en comparación con el mismo periodo hace una semana.

 Austria y la República Checa abrieron sus aeropuertos este lunes. Algunos países abrieron sus espacios aéreos, pero otros mantuvieron sus decretos prohibiendo los vuelos. Italia cerró el espacio aéreo del norte del país tras abrirlo brevemente el lunes.

 Francia dijo que abriría progresivamente sus aeropuertos y crearía un corredor hacia París para superar la crisis del transporte.

 Los negocios que dependen de los veloces envíos de carga sintieron rápidamente el impacto de la interrupción. Los exportadores de flores de Kenia dijeron que ya perdían unos US$2 millones al día. Kenia supone alrededor de un tercio de las importaciones de plantas en la Unión Europea.

 En Taiwán, dependiente de las exportaciones, los dos principales operadores internacionales del país, China Airlines y Eva Air, indicaron que habían cancelado un total de 14 vuelos de carga a los aeropuertos europeos desde este jueves.

 El comisario de Comercio de la Unión Europa, Karel De Gucht, dijo que la economía del bloque podría afrontar serias consecuencias si las restricciones a los vuelos continuaban por mucho tiempo.

 "Lo que me asusta un poco es que este volcán no tiene un límite de tiempo", sostuvo a Reuters.