Nueva York.  United Airlines está abierta a fusionarse con aerolíneas estadounidenses o extranjeras debido a que la industria está "lista para una consolidación," dijo la presidenta financiera de la aerolínea, Kathryn Mikells.

"UAL ha promovido la consolidación durante mucho tiempo”, dijo la presidenta Mikells durante la cumbre de Viajes y Placer de Reuters en Nueva York. "Esto es algo que continuaremos mirado."

Mikells declinó comentar sobre si la casa matriz de United, UAL Inc, estaba en conversaciones con otras aerolíneas, pero añadió que la empresa  está buscando mayores alianzas, especialmente en regiones como Sudamérica y, particularmente, Brasil.

En 2008, fuentes dijeron a Reuters que United estaba en conversaciones con Continental Airlines y U.S. Airways sobre una posible fusión con cualquiera de las empresas. Mikells declinó comentar si esas conversaciones se habían reanudado.

Dijo que las barreras que impiden a las aerolíneas extranjeras ingresar al mercado estadounidense estaban bloqueando la consolidación mundial, en un momento en que las aerolíneas necesitan escala.

Las actuales leyes de Estados Unidos restringen la propiedad extranjera en aerolíneas de Estados Unidos a 25% de las acciones con voto.

"Claramente, fuera de Estados Unidos la consolidación está en marcha”, sostuvo. "Al no poder participar en ella de una manera más concreta, realmente posiciona a la empresas de Estados Unidos en una posición desfavorable en relación con las aerolíneas internacionales."

"Estamos esperanzados a medida que ingresamos en este periodo de recuperación, en el que la gente se enfocará nuevamente en el hecho de que necesitamos tener la misma capacidad para hacer cambios en nuestra industria que claramente tienen otras industrias”, agregó, refiriéndose a sectores como los de los autos y la tecnología.

La industria de aerolíneas ha perdido US$50.000 millones en los últimos 10 años, incluidos US$11.000 millones sólo en 2009, según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo. El grupo comercial espera que a la industria le tome al menos tres años para recuperarse de la caída de la demanda provocada por la recesión.